Mons. Jaume Pujol dedica su carta a explicar la fiesta de la Natividad de María

pujol
LA NATIVIDAD DE MARÍA, UNA FIESTA ENTRAÑABLE
Como el sol nace en Oriente, también de Oriente surgió la primera celebración de la Natividad de la Madre de Dios. Fue fijada el 8 de setiembre, día que se abre el año litúrgico bizantino, que se cierra con otra fecha mariana, la Dormición, en agosto. Se tiene noticias del siglo VI sobre esta celebración que, entre nosotros, es festiva en Montserrat, Núria, Meritxell y en numerosas ermitas donde se manifiesta la devoción a Vírgenes “halladas”.
¿Qué celebramos con la Natividad de María? El nacimiento de aquella que fue predestinada por Dios Padre para el momento de la encarnación de su Hijo, “nacido de mujer”, como dice la Escritura, la cual ya en el Antiguo Testamento presenta figuras femeninas que, de algún modo, prefiguran la que las superará a todas. Rut, Judit, Ester, la esposa del Cantar de los Cantares, la profetizada Hija de Sión… son como una preparación para la venida al mundo de la nueva Eva, la que engendrará al Salvador.
La fiesta tiene la alegría de un anuncio premesiánico. San Juan Damasceno, en el siglo VIII, dijo en una homilía un 8 de septiembre: “Por medio de ella todo el género humano ha sido restaurado y la tristeza de la primera madre, Eva, se ha transformado en gozo. Esta escuchó la sentencia divina: “parirás con dolor”. A María, por el contrario, se le dijo: “Alégrate, llena de gracia!”
Con la humilde doncella, descendiente de la casa de David, hija de Joaquín y Ana, nos alegramos hoy, como los cristianos de todas las épocas, a quienes Lope de Vega animó así a expresar su gozo: “Canten hoy, pues nacéis vos, /los ángeles, gran Señora, /y ensáyense, desde ahora, /para cuando nazca Dios”.
La liturgia de este día nos presenta el comienzo mismo del Evangelio según San Mateo, que se inicia con estas palabras: “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham…” y que recoge toda una serie de nombres como si fuera un árbol genealógico, hasta concluir diciendo: “…Eleazar (engendró) a Matán, Matán a Jacob y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo”.
¡Madre de Cristo! Este es, efectivamente, su mayor título, la razón por la cual hoy celebramos con emoción el nacimiento de la que engendró a Jesús. La cantamos como hicieron tantos cristianos a lo largo de la historia. Nos rendimos ante aquella por cuya humildad le llamarán bienaventurada todas las generaciones. La nuestra también y las que vendrán hasta el fin del mundo.
El verano está terminando. De la mano de María nos proponemos iniciar el nuevo curso y lo hacemos comenzando por felicitarla en su gozoso aniversario.
† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo de Tarragona

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).