Numerosos obispos rinden homenaje a san Atilano en Tarazona

atilano03
El próximo viernes 28 los restos de san Atilano, primer obispo y patrono de la Diócesis de Zamora, viajarán a la localidad de Tarazona, lugar de origen del santo, donde se celebra el Año Jubilar con motivo del milenario de su muerte. Algunos integrantes del Obispado de Zamora, de la Catedral, de la Parroquia de San Ildefonso y de los Caballeros Cubicularios serán los encargados de representar a nuestra Diócesis en la eucaristía solemne que tendrá lugar a las 11 horas en Tarazona.
La peregrinación diocesana, que partirá de Zamora el próximo viernes 28 a las 4 de la madrugada, estará compuesta por representantes del Obispado, el Cabildo Catedral, el párroco y feligreses de la Parroquia de San Pedro y San Ildefonso –donde reposan los restos de san Atilano–, y una veintena de miembros de la Orden de Caballeros Cubicularios, que tienen la encomienda histórica de velar por los restos de san Ildefonso y san Atilano en la iglesia arciprestal.

Entre los actos centrales que la Diócesis de Tarazona ha organizado para este Año Jubilar de San Atilano (del 22 de febrero al 23 de noviembre), en el que conmemoran el milenario de la muerte del santo obispo, según sus cómputos, se encuentra la celebración de la eucaristía solemne en la Parroquia de San Francisco de Asís, a las 11 horas. Esta iglesia funciona ahora como Catedral sustitutoria, mientras duran las obras de rehabilitación del primer templo diocesano.

Además de este envío de las reliquias de san Atilano, la Diócesis de Zamora ha contribuido a la celebración turiasonense con la cesión de siete piezas artísticas para la exposición “Milenio”.

Una veintena de obispos

La eucaristía del viernes 28, enmarcada en las fiestas de la ciudad de Tarazona, será presidida por el cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto Divino (organismo de la Santa Sede encargado de la liturgia y los sacramentos), y concelebrada por una veintena de obispos.

Además del obispo de Tarazona, Demetrio Fernández, y del zamorano, Gregorio Martínez Sacristán, la misa solemne contará con la participación del anterior obispo de Zamora, Casimiro López, y del toresano obispo de León, Julián López (esta sede episcopal fue ocupada por san Froilán, compañero de san Atilano).

Otros prelados que acudirán a esta celebración son Francisco Álvarez (arzobispo emérito de Toledo), Manuel Ureña (arzobispo de Zaragoza), Juan José Omella (obispo de Calahorra-La Calzada-Logroño), Gerardo Melgar (obispo de Osma-Soria), Atilano Rodríguez (obispo de Ciudad Rodrigo), Miguel Asurmendi (obispo de Vitoria), Vicente Jiménez (obispo de Santander), Antonio Algora (obispo de Ciudad Real), Ángel Rubio (obispo de Segovia), Francisco Pérez (arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela), Jaume Pujol (arzobispo de Tarragona), Juan José Asenjo (obispo coadjutor de Sevilla), José Manuel Lorca (obispo de Cartagena y administrador apostólico de Teruel y Albarracín), Victorio Oliver (obispo emérito de Orihuela-Alicante) y Fernando Sebastián (arzobispo emérito de Pamplona).

A las 10,45 horas el cardenal Cañizares y el obispo de Tarazona recibirán en la Parroquia de San Francisco los restos de san Atilano, llevados en andas por los Caballeros Cubicularios, y harán lo mismo con la reliquia que custodia el Cabildo Catedral de Toledo (el cráneo). Tras la celebración de la eucaristía, los Cubicularios sacarán de la iglesia los restos del santo, que serán portados por las Cofradías de Semana Santa de Tarazona durante la procesión por las calles de la localidad.

De Tarazona a Zamora

En su carta de presentación del Año Jubilar de San Atilano, celebrado por la Diócesis de Tarazona, su obispo, Demetrio Fernández, escribía que “San Atilano nació en Tarazona el año 939 y murió siendo obispo de Zamora el año 1009. Durante este año 2009 celebramos mil años de su dies natalis, es decir, de su tránsito al cielo. Él es patrono principal de la ciudad de Tarazona, que lo considera como uno de sus más ilustres hijos”. Con este motivo, durante todo este año están teniendo lugar en Tarazona diversos actos en torno a la figura del santo turiasonense que llegó a ser obispo de Zamora.

Como recuerda en su página web la Diócesis de Tarazona, “la historia del Santo nos dice que le dolían sus pecados de juventud y que incluso se sentía indigno de su ministerio episcopal. Por estos sentimientos decide abandonar Zamora y emprender una peregrinación que sabemos duró unos dos años. Antes de partir decide arrojar el anillo episcopal al río Duero, pensando que si es digno del ministerio episcopal el Señor se lo devolvería. Terminada la peregrinación retorna a Zamora y es acogido en una ermita que cuida una familia. Lo hospedan como peregrino y antes de cenar le piden que les ayude a limpiar un pez. San Atilano así lo hace y en la entrañas del pez encuentra el anillo episcopal. Siente una gran alegría, el Señor lo confirma en la vocación y en su ministerio episcopal. Las campanas de toda la ciudad en ese momento empiezan a tañer y nuestro santo entra en la ciudad con gran alegría de todos los fieles”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).