Benedicto XVI desea que el Encuentro de Rímini responda a las preguntas que se le presentan hoy a la fe cristiana

logo-meeting-de-rimini-2009
Que las palabras de Cristo – manantial de verdad y de amor también para el hombre y la sociedad de hoy– resuenen en el corazón de los participantes en el Encuentro de Rímini, desea Benedicto XVI en el mensaje que ha dirigido a los participantes en el Encuentro de Rímini, recordando a Mons. Giussani, fundador de Comunión y Liberación, movimiento eclesial que organiza anualmente este encuentro y al que asistirá en esta edición, entre otras personalidades, el cardenal Rouco Varela.
El Papa desea que este evento “siga afrontando los desafíos y los interrogativos que los tiempos de hoy plantean a la fe y que responda a los mismos, atesorando las enseñanzas de Mons. Luigi Giussani”, según ha informado Radio Vaticano.
El mensaje pontificio, firmado por el cardenal Secretario de Estado, Tarcisio Bertone, ha sido leído esta mañana por el obispo de esta ciudad italiana de Rímini, Mons. Francesco Lambiasi, durante la Santa Misa de inauguración del Encuentro, manifestación cultural que impulsa la amistad entre los pueblos, desde hace 30 años.
Tres decenios en los que han venido participando miles y miles de hombres y mujeres, sobre todo de jóvenes, que –como recuerda el Santo Padre– han contado con la ayuda de estudiosos de toda disciplina, artistas, autoridades religiosas, exponentes del mundo de la política, de la economía y del deporte, “para profundizar en las cuestiones e instancias fundamentales de la existencia humana y en las razones del ser cristianos en esta época nuestra”.
Tras destacar el tema elegido para este año, sobre ‘el conocimiento que es siempre un acontecimiento’, el mensaje de Benedicto XVI hace hincapié en que, precisamente, la palabra acontecimiento es la que don Giussani empleaba para expresar la ‘naturaleza misma del cristianismo’, que para él es un ‘encuentro’. Experimentando conocimiento y comunión. ‘Encuentro’, que es a su vez una palabra que describe la relación fundamental que existe entre el espíritu del hombre y el Espíritu de Dios, reitera el mensaje del Papa, recordando la insistencia de los Padres de la Iglesia en la necesidad de ‘purificar los ojos del alma para lograr ver a Dios, evocando la bienaventuranza evangélica: “Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios” (Mt 5,8).
“Sólo gracias a un corazón purificado y que ama sinceramente la verdad que busca, la racionalidad del hombre se puede ejercer, alcanzando así su fin propio –que es el conocimiento de la verdad y de Dios”, señala Benedicto XVI, reiterando asimismo que el espíritu humano, habiendo sido purificado, puede abrirse a la revelación de la verdad. Por lo que hay un misterioso enlace entre la bienaventuranza evangélica y las palabras de Jesús a Nicodemo, que cita san Juan: “Lo que nace de la carne es carne, lo que nace de Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: ‘Ustedes tienen que renacer de lo alto’”. (Jn 3,6-7).
“Que estas palabras de Cristo resuenen en el corazón de los numerosos participantes en la 30 edición del Encuentro de Rímini, desea Benedicto XVI, “como llamado a dirigirse con confianza hacia el Señor, acogiendo su misteriosa presencia – que es, para el hombre y la sociedad, manantial de verdad y de amor”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).