Reivindicar la alegría

sonrisa
Por José María Gil Tamayo /

Ayer, con motivo de la fiesta de santa Clara, fundadora de la orden de monjas contemplativa más numerosa, tomaba pie para pedir a los seguidores de este sitio en la Red que durante las vacaciones estivales sepan encontrar espacio y tiempo también para el sosiego y descanso del espíritu, y para lograrlo reivindicaba el silencio como elemento ambiental e interior imprescindible.
Hoy me van a permitir en medio de esta semana veraniega del mes agosto, cargado de fiestas populares en la mayor parte de España, que haga otra reivindicación: esta vez de la alegría.
La eclosión festiva estos días en nuestros pueblos y ciudades, con toda la trepidación y ruido que suele acompañarlo, además de su colorido y originalidad, ha de llevar consigo también una cierta reflexión sobre la necesaria mesura y el respeto a los otros y a uno mismo del que no puede dispensar a los ciudadanos responsables el ambiente vacacional y distendido de estos días.
Para los cristianos esta reflexión ha de incluir además la superación, por contradictoria y falsa, de la tópica consideración de que las realidades sobrenaturales son aburridas cuando no rodeadas -como las viejas cartas de luto- de una mezcla de seriedad y tristeza.
Por elemental coherencia, los cristianos han de reivindicar la alegría como patrimonio también de los verdaderos creyentes, a los que la vivencia de fe no puede privarles -antes al contrario- del buen humor y mucho menos del gozo de las realidades humanas nobles, entre las que el Papa Pablo VI citaba “la alegría ensalzadora de la existencia y de la vida; la alegría del amor honesto y santificado; la alegría tranquilizadora de la naturaleza y del silencio; la alegría a veces austera del trabajo esmerado; la alegría y satisfacción del deber cumplido; la alegría transparente de la pureza, del servicio, del saber compartir; la alegría exigente del sacrificio” (Gaudete in domino, n.12).
El cristiano podrá purificarlas, completarlas, sublimarlas con la fe en la resurrección de Cristo, a la que somos llamados como suprema felicidad, pero nunca puede excluirlas del camino cristiano si quiere ser tal.
Bien y mejor lo supo entender aquella pequeña que, ante sorpresa de sus padres, le pedía a Dios: “¡Señor, que los malos sean buenos y que los buenos sean alegres!”. Toda una oración para los festivos días de vacaciones.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37369 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).