El arzobispo de Tarragona invita a vivir cristianamente las vacaciones

pujolbalcells
APROVECHAR LAS VACACIONES
En el prólogo de su libro Jesús de Nazaret Benedicto XVI nos confía, con toda sencillez y transparencia, cómo fue sacando tiempo, en medio de sus ocupaciones, primero como cardenal y luego como Papa, para documentarse y escribir esta obra de análisis exegético-histórico que es fruto de un largo camino interior.
Escribe: “Pude trabajar en él durante las vacaciones del verano de 2003. En agosto de 2004 tomaron su forma definitiva los capítulos del primero al cuarto. Tras mi elección para la sede episcopal de Roma, he aprovechado todos los momentos libres para avanzar en la obra”.
No es que sea necesario escribir un libro cuando uno se va de vacaciones. Juan Pablo II las aprovechaba, cuando era joven, para viajar en canoa entre las montañas por las que esquiaba en invierno. Cuando fue Papa las utilizó también para dar largos paseos por senderos de montaña y para dar forma a alguna de sus encíclicas o para preparar alguno de sus grandes viajes.
He querido referirme a los últimos Papas, de quienes tenemos tan reciente memoria, pero podríamos citar a muchas personas admirables, amantes de la naturaleza, a quienes gustaba romper su dedicación habitual y salir al campo, desde San Francisco de Asís, en su querida Italia, hasta nuestro Pere Tarrés, cuyas huellas se marcaron en la placidez de la Vall de Núria.
Las bicicletas son para el verano se tituló una conocida película española. Podríamos añadir: Y el coche, el barco y el avión también son para el verano, para disfrutarlo en familia. Generalmente es la época del año en que la coincidencia vacacional de padres e hijos permite viajar —lejos o cerca–, cambiar de ambiente. Sin embargo, lo importante es cambiar de mentalidad: aprovechar los días de asueto para vivir más intensamente la vida familiar, descansar y gozar de las pequeñas cosas que quizá pasan desapercibidas en el día a día ajetreado que vivimos el resto del año.
Recuerdo con especial emoción los paisajes de mi infancia, los que fueron escenario de mis juegos infantiles, en medio de un calor de justicia que se toleraba bien entre chapuzones en las balsas y piscinas. El campo está en su esplendor, con sus variados frutos y se extiende a nuestra mirada como si nos dijera: no os olvidéis de lo que es natural, del esfuerzo humano de los agricultores, de las cosas sencillas de siempre.
Sea en el campo, en el mar o en la montaña, hemos de acordarnos de dar gracias a Dios por los días de descanso, que los aprovechemos para crecer en vida interior; sin olvidar, sino todo lo contrario, la asistencia a Misa y las prácticas sacramentales. Consideremos que es un tiempo de gracia para que recuperemos fuerzas, nos entreguemos a nuestras aficiones y a vivir una vida familiar más intensa del mejor modo posible: buscando en cada momento la felicidad de los demás.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo de Tarragona

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).