La casa de los santos Juan y Pablo

Estamos en Roma, en la basílica de los santos Juan y Pablo.

Pocos saben que bajo esta iglesia está el pequeño complejo en el que vivieron y fueron enterrados estos dos santos del siglo IV, oficiales de la Corte en tiempos del emperador Juliano el Apóstata.

Los dos santos eran hermanos. Cuando la hija del emperador les dio una gran fortuna para que la repartieran entre los pobres, el emperador Juliano les invitó a ir a su corte.

Juan y Pablo se negaron a acudir porque el emperador había rechazado a Dios. Juliano les dio diez días para que adorasen a Júpiter si querían salvar su vida. Ellos repartieron sus bienes y fueron decapitados.

Su casa salió a la luz en 1887. Se conservan sólo algunas partes debido a la construcción de la basílica. En total pueden verse 20 entornos de varios niveles.

Se trata de la casa de una familia cristiana de clase alta, en la que se había organizado una domus, una pequeña comunidad cristiana. Es del II siglo, tiene dos pisos, una zona para baños y un porche.

Las distintas estancias se unieron por orden de un propietario durante el tercer siglo. A la domus se le añadió otro piso y se decoró con frescos.

Uno de los frescos más importantes es el de la Sala del orante, en el que una persona tiene los brazos levantados. Muchos lo consideran una de las primeras imágenes de los cristianos.

También son espectaculares las pinturas de la escalera, de la segunda mitad del siglo IV.

Además se conserva un fresco de tema marino y varios que hacen referencia a las estaciones.

Algunas partes de esta casa fueron frecuentadas en época medieval. Por eso construyeron un oratorio, usado entre los siglos VIII y XII. En él representaron una imagen de Cristo crucificado, vestido, como se pintaba en esta época, y que todavía se conserva.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).