El cardenal Cañizares afirma que «no hay economía sin persona ni desarrollo sin tener presente al hombre en su totalidad”

canizarescanizares-universidad1
El cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y hasta hace poco arzobispo de Toledo h primado de España, impartió ayer en los cursos de verano de la Fundación Universidad Rey Juan Carlos en Aranjuez una ponencia sobre ‘Persona y Economía’.
Partiendo de la afirmación de que hoy “lo que está en juego es la cuestión de Dios”, el cardenal Cañizares hizo ayer un análisis de la sociedad actual y afirmó que “sólo habrá una Iglesia que esté presente en el mundo y que pone como centro de todo a Dios”. Dicho esto, señaló que la nueva encíclica de Benedicto XVI “Caritas in veritate”, cuyo título dijo “es atrevido, significativo y estimulante”, es una “singular aportación de la Iglesia al mundo de hoy”.
Para el cardenal Cañizares, el texto del Santo Padre “aborda la cuestión social y ofrece la luz del Evangelio, de la que la Iglesia es portadora” y lo hace cuarenta años después de la publicación de la “Populorum Progressio”. Así, frente a la “compleja encrucijada en la que se encuentra la humanidad y en plena crisis económica, ‘Caritas in veritate’ ofrece un nuevo camino al hombre” y destacó que el Papa se adentra en el núcleo de la situación actual de esta crisis múltiple y no se queda sólo en los principios teóricos o soluciones técnicas sino que se deben tener en cuenta las exigencias de las personas.
En este sentido, para superar el desastre financiero en el que estamos inmersos, hace falta “la fuerza del amor, no sólo recursos técnicos”. De hecho, “la Iglesia –dijo- no tiene soluciones técnicas sino la misión de la verdad a favor de una sociedad a medida del hombre” pues, añadió, “la verdad del hombre es la clave para que en el futuro haya esperanza para la humanidad”.
Recordando el encuentro hace días entre el Santo Padre y el presidente de EE.UU., Barack Obama, subrayó que uno de los temas principales fue la defensa de la vida pues las prácticas contrarias a la vida humana son, a su juicio, “la máxima expresión de la concepción materialista del mundo”. Frente a esto, el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos destacó, además, que “la Iglesia mira al futuro con esperanza”.

«No hay economía sin persona»

Hizo, también, un repaso por todos los documentos e intervenciones de Benedicto XVI –entonces cardenal Ratzinger- y recordó que en los años 50, cuando era profesor en la Universidad de Bonn, ya hablaba de “retomar el auténtico concepto de fraternidad cristiana, uno de los temas clave de la encíclica, y que no ha dejado de tener presente hasta ahora”.
Para el cardenal Cañizares, el Santo Padre, que “no es un pensador abstracto sino que está situado en el mundo”, siempre ha mostrado la necesidad de conciliar fe y razón como respuesta a los problemas de la modernidad y ha abogado por promover el pleno humanismo y el verdadero progreso de los pueblos. “Durante toda su vida –señaló- ha tratado de responder a los grandes problemas de la humanidad y moralidad, ofreciendo la luz de la fe como oferta de salvación”.
Prosiguiendo con su intervención, destacó la labor pastoral del cardenal Ratzinger como arzobispo de Munich, cuando elaboró su primer estudio sobre Europa. Tal y como explicó el cardenal Cañizares, propugnaba “la defensa de la democracia y el derecho” así como no relegar la fe al ámbito exclusivamente privado.
Finalmente, declaró que “no hay economía sin persona, sin resolver las cuestiones del hombre, sin la Verdad del hombre que reclama Jesucristo y sin el bien común”. “No hay –concluyó- desarrollo sin tener presente al hombre en su totalidad”.

El aborto es un crimen

Por otro lado, el cardenal Antonio Cañizares, también afirmó ayer, en referencia a la futura Ley del Aborto, que la posibilidad de que las niñas de 16 años puedan abortar sin el consentimiento paterno es una cuestión “muy grave” y agregó que “más grave es aún que haya aborto”. Así, afirmó que es “un crimen, la eliminación de una vida humana inocente, un ser humano débil e indefenso”
A preguntas de los periodistas antes de impartir su ponencia ‘Persona y Economía’, en el marco de los cursos de verano de la Fundación Universidad Rey Juan Carlos en Aranjuez, mostró la necesidad de que la humanidad tome conciencia de que la mayor crisis que está padeciendo son los cuarenta y siete millones de abortos ‘legales’ que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se producen anualmente. Se trata, afirmó, de algo “sin precedentes en la historia del hombre”.
Precisamente, sobre este drama, el cardenal Cañizares hizo alusión a la tercera encíclica de Benedicto XVI “Caritas in veritate” y subrayó que uno de los aspectos fundamentales de esta crisis que padecemos es todo lo relacionado con la defensa de la vida. A su juicio, «las leyes deben estar para proteger al indefenso y hoy en día son las que se utilizan para eliminar a estos seres débiles, inocentes e indefensos».
«La medicina debe estar para curar y no para eliminar. Las leyes deben estar para proteger al indefenso y son las que también se utilizan para eliminar a estos seres. Justamente, la situación actual nos dice la gravedad del aborto, una realidad que refleja tantísimas cosas.
Declaró, haciendo referencia al filósofo Julián Marías, que “sin duda alguna, el aborto es el exponente más claro de la crisis de humanidad que padecemos».
Preguntado sobre si los sanitarios que ayuden o participen en la práctica de un aborto serán excomulgados, explicó que la “latae sententiae” se aplica de inmediato «a quien comete un crimen”. “El aborto –añadió- representa un crimen, la eliminación de una vida humana, un ser humano inocente, débil e indefenso». «¿Hay alguna barbaridad más grande?», cuestionó.
Por otro lado, afirmó que la coyuntura económica actual también protagoniza una crisis antropológica, como dice el Papa en su última encíclica, ‘Caridad y Verdad’ pues “lo que está en juego” es el hombre y la visión del hombre. «De ahí –dijo- se desprenden una serie de consecuencias para la crisis económica y otra serie de aspectos». Apuntó, igualmente, que no se trata sólo de una crisis económica sino “es crisis cultural, social, moral y en definitiva, de la humanidad”.
Para superarla, aconsejó no sólo aspectos técnicos sino una nueva visión del hombre, “la que necesitamos, no sólo para reconducir la crisis económica sino la crisis por la que atraviesa la humanidad entera”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39186 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).