El Papa pide al G-8 reformar la economía mundial y evitar la especulación

g8
Benedicto XVI pide a los líderes políticos del G-8, en vísperas de la reunión que los países integrantes celebrarán en la localidad italiana de L’Aquila, una reforma de la economía mundial que evite la especulación crediticia y que se tenga en cuenta y escuche también la voz de África y de los países menos desarrollados económicamente, porque “la legitimación ética de sus compromisos políticos exige que se confronten con el pensamiento y las necesidades de toda la Comunidad Internacional”, según ha informado Radio Vaticano-
En una carta al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, Benedicto XVI aprovecha este encuentro de los jefes de Estado y de gobierno de los países más industrializados para recordar su deber de “reformar la arquitectura financiera internacional para asegurar la coordinación eficaz de las políticas nacionales, evitando la especulación crediticia y garantizando una amplia disponibilidad internacional de crédito público y privado al servicio de la producción y del trabajo, especialmente en los países y en las regiones más desaventajadas”.
De hecho el Papa escribe que “la legitimación ética de los compromisos políticos del G-8 exige que se confronten con el pensamiento y las necesidades de toda la Comunidad Internacional.” Además el Pontífice resalta la importancia de reforzar el multilateralismo, no sólo en el ámbito económico, sino en todo lo relacionado con la paz, la seguridad mundial, el desarme, la salud, la salvaguardia del ambiente y de los recursos naturales para las generaciones futuras.
El Santo Padre considera positiva la ampliación del G8 a otras regiones, sin embargo considera necesario que en el momento de las negociaciones y de las decisiones concretas y operativas se tengan en consideración todas las instancias, “no sólo las de los países más importantes o con más éxito económico”. Benedicto XVI pide que se escuche la voz de África y de los países menos desarrollados económicamente, que se busquen formas eficaces para enlazar las decisiones de las distintas agrupaciones de países, incluido el G8, a la Asamblea de las Naciones Unidas, “donde cada nación, cualquiera que sea su peso político y económico, puede legítimamente expresarse en una situación de igualdad con las demás”.
El Papa llama la atención sobre la elección del gobierno italiano del lugar de esta reunión en la localidad de L’Aquila, receptora de la generosa solidaridad del pueblo italiano y de otras naciones, de organismos nacionales e internacionales hacia las poblaciones de Los Abruzos castigadas por el terremoto. “Una movilización solidaria –escribe el Santo Padre- que puede constituir una invitación a los miembros del G8 y para los gobiernos y pueblos del mundo para afrontar unidos los actuales retos que sitúan improrrogablemente a la humanidad frente a elecciones decisivas para el destino mismo del hombre, íntimamente unido al de la Creación”.
Benedicto XVI se dirige a los participantes del G8 para recordarles que “la medida de la eficacia técnica de los procedimientos que hay que adoptar para salir de la crisis coincide precisamente con la medida de su valencia ética”. El Pontífice se refiere a la efectiva creación de empleo para todos, de trabajos que consientan a las familias vivir de forma digna, dar cabida a la responsabilidad que tienen de educar a sus hijos y ser protagonistas en las comunidades de las que forman parte.
De hecho, como subraya el Papa “el tema del acceso a la educación está íntimamente relacionado con la eficacia de la cooperación internacional”. La educación es una condición indispensable para el funcionamiento de la democracia, para la lucha contra la corrupción, para el ejercicio de los derechos políticos, económicos y sociales y para la normalización efectiva de todos los estados, pobres y ricos. En este sentido Benedicto XVI ha recordado la labor educativa que desarrolla la Iglesia católica y otras confesiones religiosas en las regiones más pobres y abandonadas del planeta.
En su amplia carta el Papa hace un llamamiento a los países miembros del G8 y demás representantes de los gobiernos del mundo para que la ayuda al desarrollo se centre sobre todo en los recursos humanos, que se mantengan y se potencien no sólo a pesar de la crisis, sino precisamente porque son la solución a la misma. “Sólo invirtiendo en el ser humano –insiste el Papa- se podrá conseguir alejar de forma eficaz las preocupantes perspectivas de recesión mundial. Este es el camino para conseguir que la economía mundial salga adelante en beneficio de los habitantes de cada país”.
Siempre en el contexto de la crisis económica mundial, Benedicto XVI ha denunciado la amenaza de la cancelación o de la drástica reducción de los planes de ayuda internacional a África y los demás países económicamente menos desarrollados. Un tema que ha permitido al Papa recordar con afecto los numerosos llamamientos de Juan Pablo II para la condonación de la deuda externa.
De hecho Juan Pablo II estaba convencido de que la liberación del pesado fardo de la deuda externa de los países más pobres y la erradicación de las causas de la pobreza extrema en el mundo dependían de la plena asunción de las responsabilidades solidarias con la humanidad que tiene los gobiernos y los estados económicamente más avanzados. Prueba de ello es que tras el gran impulso del Jubileo del Año 2000 con respecto a soluciones adecuadas a las problemáticas relativas a la deuda y a la vulnerabilidad económica de África y otros países pobres, y gracias a los notables cambios en el escenario económico y político mundial, la mayoría de los países menos desarrollados ha podido gozar de un periodo de extraordinario crecimiento. Y en este escenario hubo la posibilidad de poder alcanzar el objetivo fijado por la Comunidad internacional de hacer desaparecer la pobreza extrema antes del 2015. Por desgracia, constata el Pontífice, la crisis financiera y económica que afecta a todo el planeta desde principios de 2008 ha mutado el panorama, y ahora no sólo se ha apagado la esperanza de erradicar la pobreza extrema, sino que incluso existe la posibilidad de que caigan en la miseria poblaciones que hasta ahora gozaban de un mínimo bienestar material.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39220 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).