Multitudinaria participación en la fiesta del Corpus Christi en Córdoba

corpuscordoba
A pesar del intenso calor que hizo el día 14 de junio, cientos de fieles se congregaron en la Santa Iglesia Catedral de Córdoba para asistir a la celebración de la Eucaristía, presidida por D. Juan José Asenjo, Arzobispo Coadjutor de Sevilla y Administrador Apostólico de Córdoba, y concelebrada por el Cabido Catedral y numerosos sacerdotes.
Durante la homilía, el Sr. Obispo manifestó que en la solemnidad del Corpus Christi “el Señor Jesús llama a la puerta de nuestra casa y nos pide entrar no sólo por un día, sino para siempre”. La Eucaristía es “el sustento y alimento, que hoy necesitamos más que nunca”, y añadió que sin ella “nos faltarían las fuerzas para mantener la esperanza, para afrontar las dificultades del camino, para luchar contra el mal, para no sucumbir ante los ídolos y las seducciones del mundo, para seguir al Señor con entusiasmo, ofrecerle la vida, confesarle delante de los hombres, servir, amar y perdonar, incluso a los enemigos”.
También, señaló que “la participación en la Eucaristía nos impulsa a compartir. Por ello, no es una casualidad que la Iglesia celebre en este día la Jornada de Caritas, el Día de la Caridad”. Por eso, pidió por los pobres, los parados, los inmigrantes, los sin techo y para cientos de familias que sufren las consecuencias de la grave crisis económica que padecemos. Y añadió que “nuestra participación en la Eucaristía exige de nosotros, hoy más que nunca, signos de perdón y de reconciliación, signos de fraternidad, un género de vida más austero, por solidaridad con los que nada tienen y para poder compartir con ellos no sólo lo que nos sobra, sino incluso aquello que estimamos necesario”.

Procesión del Santísimo Corpus Christi

Tras la solemne eucaristía, el Cuerpo Sacramentado de Cristo fue depositado en la Custodia que labrara el maestro Enrique de Arfe, sobre su dorado paso adornado con rosas blancas y flores de magnolio. Niños de primera comunión, las hermandades de Córdoba, asociaciones religiosas, seminaristas, Adoración Nocturna, Agrupación de Cofradías y clero diocesano formaron una nutrida comitiva que abría la procesión hacia Las Tendillas.
Entre el festivo repique de las campanas, la Custodia cruzaba la Puerta del Perdón para dirigirse sobre una alfombra de romero a la Judería cordobesa. Muy cerca le esperaba el primero de los altares, instalado por la hermandad Universitaria. Lentamente, el paso caminaba hasta la calle Blanco Belmonte donde se detuvo ante los altares de la hermandades de la Merced y la Sentencia, este último presidido por la Virgen de la Alegría.
Jesús Sacramentado seguía recorriendo las calles de la ciudad hasta el convento carmelita de Santa Ana, que fue recibido por el altar de la cofradía del Carmen de San Cayetano, donde un coro de niños y niñas del colegio Virgen del Carmen alzaban sus cálidas voces, mientras la Custodia avanzaba entre una lluvia de pétalos de flores.
Además de estos altares, le esperaban los de las hermandades de Jesús Nazareno, la Misericordia, el Amor, el Remedio de Ánimas, la Expiración y Santo Sepulcro. Ante ellos se detenía brevemente la Custodia para que los representantes de las hermandades respectivas adoraran al Santísimo Sacramento.
Finalizado este recorrido, Jesús Sacramentado llegaba a Las Tendillas, donde le esperaban cientos de fieles “para renovar nuestra fe en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, para confesar con los labios y creer en el corazón que en esta preciosa custodia, fruto de la piedad eucarística de nuestro pueblo, está presente Jesucristo con su cuerpo, sangre, alma y divinidad”.
Tras la oración y antes de regresar a la Santa Iglesia Catedral, el Sr. Obispo pidió a todos los presentes “que seáis siempre fieles a vuestra preciosa y fecunda historia eucarística (…). No olvidéis esta historia conmovedora de amor al Santísimo Sacramento que a tanto os obliga. Os sugiero un camino concreto: acoger, estudiar y aplicar el nuevo Plan Diocesano de Pastoral, centrado en el amor y el culto a la Eucaristía y en el servicio a los pobres”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37447 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).