Las comisiones episcopales de comunicación de España y Portugal piden que sean respetados en los medios los sentimientos de los católicos

braga-iberico1
Las comisiones episcopales de Comunicación de Portugal y España han mantenido del 8 al 10 de junio un encuentro en la ciudad de Braga en la que, bajo el tema de estudio “La comunicación social entre la laicidad y el laicismo: posibilidades y obstáculos”, han analizado el tratamiento de la religión católica por parte de los medios de ambos países, así como también han realizado un repaso a la pastoral de las comunicaciones en España y Portugal, especialmente en lo que se refiere en el uso de las nuevas tecnologías en Internet.
Por parte de Portugal las sesiones han estado presididas por Mons. Manuel Clemente, obispo de Oporto, y por parte de España por Mons. Joan Piris, obispo de Lleida y presidente de la CEMCS, a quien han acompañado Mons. Fernando Sebastián, arzobispo emérito de Pamplona, que ha sido uno de los ponentes; Mons. Joan Enric Vives, Obispo de Urgell; Mons. Raúl Berzosa, obispo auxiliar de Oviedo; Mons. Sebastià Taltavull; y el sacerdote José María Gil, director del Sercretariado de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación.
Al término de su reunión, los obispos portuguese y españoles han hecho público un comunicado que reproducimos a continuación y en el que, además de valorrar el papel de los medios en la sociedad democrática y su importancia para la pastoral de la Iglesia, piden un mayor espacio para Dios en los medios y que sean respetado los sentimientos de los católicos en los medios:

CONCLUSIONES DEL ENCUENTRO IBÉRICO 2009 DE LAS COMISIONES EPISCOPALES DE COMUNICACIÓN SOCIAL DE ESPAÑA Y PORTUGAL

Comissão Episcopal da Cultura,
Bens Culturais e Comunicações Sociais

Comisión Episcopal de Médios
de Comunicación Social de España

Los obispos de las Comisiones Episcopales de Comunicación Social de Portugal y de España se ha reunido en la ciudad de Braga para analizar el tema “La comunicación social entre la laicidad y el laicismo: posibilidades y obstáculos”. Los días 8, 9 y 10 de junio pusieron en común sus reflexiones, nacidas de un diálogo fraterno, y desean manifestar a la Iglesia y a la opinión pública las siguientes conclusiones:

1. Siguiendo la doctrina de la Iglesia expresada en el Concilio Vaticano II y por los últimos Romanos Pontífices, reiteran su aprecio de los medios de comunicación social como dones que Dios concede a la persona humana para que pueda desarrollar su capacidad de comunicación y construir una sociedad libre, pacífica y democrática.

2. Conscientes del valor que en la sociedad actual tienen las nuevas tecnologías de la comunicación –calificando a la misma sociedad como “de la información”- afirman la necesidad de su utilización al servicio de la misión de la Iglesia, por lo que es necesario potenciar, por un lado, la pastoral específica de las comunicaciones sociales y, por otro, exigir que toda la acción pastoral de la Iglesia sea más comunicativa, también mediante el uso de las nuevas tecnologías, que generan nuevas relaciones.

3. En esta tarea es imprescindible dar prioridad a la educación un uso crítico, maduro y responsable de los medios de comunicación social, especialmente entre los más jóvenes, ya que contribuyen de manera decisiva, junto con la familia y la escuela, a la formación de la persona humana y de la vida social y política.

4. Animamos a los padres y educadores que, con una adecuada formación moral y cultural, cuiden el uso, por parte de los más jóvenes, de las nuevas tecnologías, especialmente Internet, a fin de que éstas sean beneficiosas para la sociedad en la búsqueda de la verdad, del bien y de la belleza.

5. El mundo de las comunicaciones sociales no puede ser una “zona franca”, exenta de responsabilidades éticas y morales, del cuidado y vigilancia de los padres y de los educadores y de la acción protectora de las autoridades, obligadas a defender a los menores de los contenidos inadecuados de los medios.

6. Constatan un secularismo creciente en la sociedad actual, que lanza sospechas sobre toda presencia del hecho religioso cristiano en el espacio público, del que los medios de comunicación son el principal exponente. Muchos quieren relegar la dimensión religiosa al ámbito privado, sin dejar espacio para Dios en la opinión pública. Ante esto, los obispos reclaman el derecho de los católicos a mostrar su visión cristiana de la vida, sin complejos y con respeto a la pluralidad de expresiones existentes, que también exigen para sí. La realidad social y cultural de nuestros países, que los medios de comunicación social han de reflejar, tiene un innegable componente religioso cristiano que forma parte de nuestra identidad y que no se puede silenciar sin faltar a la verdad

7. En esta geografía política y social, marcada por una pluralidad de ofertas, afirman el derecho y deber de la Iglesia de mostrar, a través de los medios propios o por la presencia de los católicos en los medios públicos y privados, las respuestas que el Cristianismo ofrece a los interrogantes de los hombres y mujeres de hoy. Al mismo tiempo, en función del derecho a la libertad religiosa y de expresión de una sana laicidad, reclaman el respeto a los sentimientos de los católicos en los medios de comunicación social y el deber de exigirlo legítimamente… Este derecho tiene como sujeto no sólo a las personas individuales, sino también a las instituciones que las representan.

8. En el ámbito plural de la sociedad y de su laicidad, la comunicación social es asumida por la Iglesia como una oportunidad para el ejercicio libre de su misión en el mundo de hoy. Por esto animan a los comunicadores cristianos a ampliar tanto la presencia de la dimensión religiosa en los medios como la comunicación social en la vida de la Iglesia.

9. Constatando que la crisis económica actual, que afecta especialmente a los sectores más pobres, tiene su origen no sólo en causas económicas, sino sobre todo en la ausencia de valores morales, animan a los medios de comunicación a favorecerlos cada vez más, especialmente la solidaridad, cumpliendo así su función de favorecer el bien común.

10. Contribuir a esta actual y desafiante misión evangelizadora es algo apasionante y esperanzador, ya que, como refiere el Papa Benedicto XVI en su Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de 2009, “el corazón humano anhela un mundo en el que reine el amor, donde los bienes sean compartidos, donde se edifique la unidad, donde la libertad encuentre su propio sentido en la verdad y donde la identidad de cada uno se logre en una comunión respetuosa”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).