Bajo una de las basílicas más antiguas de Roma

Por primera vez, una de las basílicas más antiguas de Roma abrió las puertas de sus antiquísimos sótanos.

Se trata de la basílica Santa Maria Maggiore, que aun custodia capas de historia pre-cristiana.

Mons. Michele Jagosz
Prefecto, Museo Santa Maria Maggiore
Se puede ver todo lo que existía antes de la construcción de la basílica, y cómo la construcción no destruyó nada abajo. Todo se conservó.

El sacerdote Michele Jagosz dirigió la primera visita pública de los sótanos de la basílica. Antes, esta parte estaba abierta sólo para estudiantes y visitas especiales.

Durante varios siglos, Santa Maria Maggiore ha custodiado siglos de historia congelados bajo la basílica. Hoy, esta parte es una ventana al pasado, porque ha dejado pistas sobre cómo se vivía antes de la llegada del Cristianismo.

Mons. Michele Jagosz
Prefecto, Museo Santa Maria Maggiore
Se puede apreciar cómo era la vida aquí en el Esquilino, una de las colinas de Roma, sobre todo en Cispio. Así se llamaba la parte del Esquilino en la que estamos ahora, y donde el Papa Sixto III construyó la basílica.

La basílica fue construida sobre una residencia privada del año 332 (AC). Con el paso del tiempo, la zona evolucionó y su esplendor histórico ha sobrevivido la prueba de los siglos.

Como este calendario romano, por ejemplo, que representa el mes de septiembre a través de imágenes de agricultura y cosechas pintadas en una pared. Es probable que el dueño de la residencia fuese un aficionado de la naturaleza.

Santa Maria Maggiore es también lugar de sepultura de papas y cardenales. La tumba del artista Gian Lorenzo Bernini también esta aquí.

La basílica, una de las cuatro basílicas papales de Roma, fue construida en el siglo V. Tiene fama por su riqueza en historia tanto dentro de ella como bajo la tierra.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39186 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).