Fallece mons. Luis María de Larrea, obispo dimisionario de Bilbao

larrea1Tras una larga enfermedad, la pasada noche ha fallecido, en Bilbao, a la edad de 91 años, mons. Luis María de Larrea y Legarreta, obispo diocesano entre los años 1979 al 1995, hasta el nombramiento del actual obispo mons. Ricardo Blázquez quien le sucedió en el cargo. Durante su episcopado en Bilbao, con la colaboración del Obispo Auxiliar don Juan María Uriarte, la diócesis celebró una Asamblea Diocesana (1984-87), en la que participaron 20.000 personas en unos dos mil grupos de toda Bizkaia. Uno de sus primeros frutos fue la creación del Consejo Pastoral Diocesano (20 de febrero de 1988) y el Servicio diocesano de Formación de Laicos (1987). Otro fruto fue el primer Plan Diocesano de Evangelización (1990-1995).

El cadaver de Mons. Larrea fue trasladado esta tarde a las cinco a la catedral de Santiago, donde se celebró un oficio de difuntos a las seis y media. Tras este acto, se abrió la capilla ardiente, hasta las ocho de la tarde. Mañana permanecerá abierta desde las diez de la mañana hasta la una del mediodía. La celebración de los Laudes será a las diez y media. El funeral será a las cinco y media de la tarde.

Mons. Larrea nació el 19 de abril de 1918 en Miraballes (Bizkaia). Fue ordenado sacerdote el 27 de junio de 1943 en Vitoria, tras haber cursado los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Vitoria. Posteriormente realizó estudios de Derecho Canónico y Derecho Civil en las Universidades Pontificia y Civil de Salamanca. Seguidamente amplió estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Madrid. Fue formador y profesor de Derecho Público de la Iglesia, de Derecho Canónico y de Teología Moral en el Seminario de Vitoria de 1952 a 1971 y rector del mismo Seminario (1965-71). Asimismo fue asesor jurídico del Obispado de Vitoria, fiscal del Tribunal Eclesiástico y canónigo de la catedral de Vitoria.

Fue consagrado obispo en León el 25 de septiembre de 1971, donde permaneció hasta el año 1979. Durante algunos meses gobernó simultáneamente la archidiócesis de Valladolid como Administrador Apostólico y fue obispo de Bilbao, desde abril de 1979, fecha en la que sucedió a su antecesor mons. Antonio Añoveros, hasta el nombramiento del actual obispo diocesano, mons. Ricardo Blázquez, el 8 de septiembre de 1995.

Don Luis María de Larrea fue presidente y vicepresidente de la Comisión episcopal de Seminarios y Universidades en distintos períodos y miembro de la Comisión episcopal de Misiones y de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal.

En los años de su presidencia episcopal en Bilbao se crearon también el Instituto Diocesano de Teología y Pastoral (1980), el Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (1987), y el Fondo de Atención al Clero (1992). Así mismo don Luis María promovió la implantación de “Proyecto Hombre” (1983), el Servicio de Pastoral Penitenciaria (1989), el Secretariado diocesano de Pastoral Obrera (1990) e impulsó la nueva etapa de Cáritas Diocesana. Otras dos importantes realizaciones de los últimos años de su episcopado fueron el relanzamiento del Monasterio de Zenarruza (1993), primera comunidad de contemplativos varones que se estableció en nuestra Diócesis, y la creación del Museo diocesano de Arte Sacro (1994).

La creación de estas instituciones y la promoción de iniciativas reflejan algunas de las líneas de fuerza más significativas de su episcopado como fueron la formación de laicos y presbíteros, la autofinanciación diocesana y el compromiso con los más pobres. Así mismo fue un obispo muy sensible a la pastoral vocacional.

Con don Luis María de Larrea, la diócesis de Bilbao fortaleció su colaboración con las de Pamplona, Vitoria y San Sebastián. Uno de los frutos de esa colaboración fueron las pastorales comunes de sus obispos, recogidas en la publicación “Al servicio de la Palabra (1975 1993)”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37386 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).