Pide el Papa “humanizar el mundo del trabajo”

El mundo del trabajo debe redescubrir su rostro humano y las riquezas generadas se tienen que invertir también para el bien común y la “ayuda a los pobres”. Es la reflexión del Papa Benedicto XVI en la audiencia general de esta semana.

Un encuentro llevado a cabo en la plaza de San Pedro dedicado a la figura de San Teodoro el Estudita, “uno de los grandes reformadores de la vida monástica”, valiente defensor del valor espiritual de los iconos, muerto en el año 826. San Teodoro -verdadero faro para nuestra sociedad dominada por el individualismo- predicaba la sencillez y la sobriedad, junto con el amor por su propio trabajo, una virtud que consideraba indicativa del mismo fervor para las actividades espirituales.

Sólo la “sobriedad de vida – ha aclarado el Papa- permite superar el gran problema de la pobreza en el mundo”, y puede crecer una verdadera “sociedad solidaria”. “Teodoro -ha recordado el Santo Padre- habla de manera concreta de la pobreza” que debe ser ante todo “una renuncia a la propiedad privada, para aprender la libertad de las cosas materiales”.

“El tejido social – ha concluido el Papa Benedicto XVI- no puede funcionar si no se aprende la sumisión al bien común, a las leyes de la vida que sólo pueden sanar la sociedad y curar el yo de la soberbia de ser el centro del mundo”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37453 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).