Patriarcado Latino

Es la iglesia madre de todo el mundo cristiano y sus dos siglos de vida son el espejo de la comprometida y misteriosa historia de la tierra donde nació Jesús.

Por una parte las batallas por la conquista y reconquista de los lugares santos, por la otra las divisiones y uniones entre cristianos de diferentes confesiones.

Hoy la antigua diócesis de Jerusalén se llama Patriarcado Latino, incluye la Ciudad Santa y ejercita su jurisdicción sobre Israel, los Territorios Palestinos, Jordania y Chipre.

Son 15 los obispos latinos al servicio de 80.000 católicos de Tierra Santa.

La diócesis de Jerusalén se fundó en el siglo I después de Cristo, pero se necesitaron 300 años hasta que consigua un lugar importante entre las Iglesias de Oriente. Fue en el año 431 cuando se elevó a Patriarcado de Jerusalén.

Cuando en 1099 los Cruzados reconquistaron Jerusalén, hacía poco que había finalizado el cisma entre la Iglesia de Oriente y la de Occidente. El Patriarcado Ortodoxo cuya autoridad es reconocida hasta ahora por todos los cristianos de Tierra Santa dejó de estar en comunión con Roma y por este motivo se eligió un nuevo patriarcado, el Latino.

El Reino Cruzado de Jerusalén duró 2 siglos, en aquel tiempo se reconstruyó la catedral, la Basílica del Santo Sepulcro.

Con la caída de San Juan de Acri en 1291, las últimas partes del reino fueron conquistadas por los mamelucos y pareció que la presencia latina debía desaparecer para siempre de Tierra Santa, pero la historia determinó que se hiciera de otra manera.

Los cristianos locales y su clero no abandonaron y 40 años después los Hermanos Franciscanos Menores consiguieron volver para custodiar los principales santuarios cristianos, garantizar la continuidad del rito latino e intentar mantener las buenas relaciones con los patriarcas autóctonos y cristianos de las otras confesiones, mayoritariamente grecoortodoxos. Mientras tanto, el Papa no renunció a nombrar a los patriarcas titulares de Jerusalén con sede en Roma en la Basílica de San Lorenzo Extramuros.

Fueron necesarios 6 siglos para que un patriarca latino pudiese recuperar la sede de la cual era titular en Jerusalén. El primero fue Monseñor Giuseppe Valerga, nombrado por Pío IX. Su entrada solemne en el Santo Sepulcro fue un evento fruto de largas negociaciones y discusiones internas y externas de la Iglesia. Una decisión tomada gracias a la disponibilidad del Sultán, con el objetivo de defender los derechos católicos en Tierra Santa, una autoridad similar a la de los otros dos patriarcas de Jerusalén, el griego y el arameo. Por otra parte terminaron de reconstruir la jerarquía católica desaparecida en Tierra Santa. La catedral del patriarcado latino es todavía la basílica del Santo Sepulcro, pero es el único caso del mundo en el que su titular no tiene la libertad de celebrar misa a no ser que sea en los momentos establecidos por un status quo. La catedral episcopal del patriarca Latino de Jerusalén es la catedral titulada al santísimo nombre de Jesús, querida por monseñor Valerga gracias a la adquisición de algunos terrenos en la antigua ciudad que se pusieron a la venta por el Patriarcado Griego Ortodoxo y que fue inaugurado en 1872. Esta es actualmente la sede del Patriarcado Latino de Jerusalén.

Tras un acuerdo con el Imperio Otomano que duró casi un siglo y medio, los patriarcas de Jerusalén eran todos italianos hasta 1987 cuando monseñor Michel Sabbah se convirtió en el primer árabe palestino que alcanzó este título.

Desde el 19 de marzo de 2008 quien guía a los católicos de Tierra Santa es monseñor Fouad Twal, un jordano nombrado por el Papa en 2005 como coadjutor de los latinos del Patriarcado de Jerusalén, con derecho a sucesión. El 21 de junio de 2008 al finalizar una conmovedora misa de agradecimiento a monseñor Michel Sabbah que fue patriarca durante 20 años se entregó la pastoral al nuevo patriarca Fouad Twal.

La estructura diocesana está hoy organizada por 4 vicarias, en Israel, Jordania, los Territorios Palestinos y Chipre. Junto a las 142 parroquias, la Iglesia Católica en Tierra Santa promueve también muchos otros instrumentos fundamentales de desarrollo social, decenas de centros educativos desde primaria hasta la universidad, a los que acuden cristianos y musulmanes, muchas otras obras de asistencia sanitaria y social, como hospitales, ambulatorios, orfanatos, casas para ancianos y discapacitados, y centros de rehabilitación y acogida para menores con dificultades.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37369 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).