Benedicto XVI recuerda en Belén que los muros se construyen fácilmente pero no son eternos

papa-muro11
(RV). Benedicto XVI partió de los territorios palestinos con el fuerte anhelo “de ver paz y reconciliación en estas tierras atormentadas”, cuya hospitalidad y gentileza no dejaron de revelar, en los testimonios de sus residentes, las condiciones de vida que se sufren en Gaza y en la Zona Oeste. Pero también las que el Santo Padre ha podido comprobar personalmente.
“Con angustia he visto la situación de los refugiados que como la Santa Familia han tenido que abandonar sus casas. Y he visto el muro – que se introduce en vuestros territorios, separando a los vecinos y dividiendo las familias- circundar el cercano campo y esconder una buena parte de Belén”.
“A pesar de que los muros pueden ser construidos fácilmente, todos sabemos que no son eternos y pueden ser abatidos” subrayó el Papa recordando que “ante todo es necesario remover los muros que construimos entorno a nuestros corazones, las barreras que erigimos contra nuestro prójimo”.
El Papa renovó su llamamiento “a la apertura y a la generosidad y a poner fin a la intolerancia y a la exclusión”, pues aunque pareciera que un conflicto no tiene salidas siempre habrá motivos para esperar su solución con el esfuerzo paciente y perseverante de aquellos que trabajan por la paz y la reconciliación.
Mi más ferviente deseo para ustedes, pueblo de Palestina, es que esto pueda realizarse pronto y que puedan finalmente gozar de esa paz, libertad y estabilidad de la que por tanto tiempo han sido privados.
Y siendo aún más concreto, el Papa aseguró que aprovechará “toda oportunidad para exhortar a quienes están involucrados en las negociaciones de paz a trabajar por una solución justa que respete las legítimas aspiraciones de ambos pueblos, israelí y palestino”. Mientras que por parte de la Santa Sede, el Papa señaló como un paso importante, el establecimiento, cuanto antes, y de acuerdo con la Autoridad Nacional Palestina, de la Comisión bilateral de Trabajo Permanente que ya había sido delineada en el Acuerdo básico, firmado en el Vaticano el 15 de febrero del año 2000.
Al despedirse de los territorios palestinos, Benedicto XVI no dejó de recordar la multitudinaria Misa en la Plaza del Pesebre, donde nació Jesús, “luz de las naciones y esperanza del mundo”. También elogió el cuidado prestado a los niños en el Hospital pediátrico de la Caridad (Caritas Baby Hospital). Y agradecido por la cálida acogida, el Papa confió a todos a la protección del Omnipotente, para que bendiga al pueblo palestino con la paz.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).