El conflicto israelí-palestino centra el discurso del Papa en el Campo de Refugiados de Aida

papapalest4
(RV).- En el campo de refugiados de Aida Benedicto XVI ha exhortado a las familias palestinas a apostar por la educación de sus hijos y cultivar la paz en sus corazones, a pesar de la espiral de violencia, venganzas y destrucciones continuas, porque sólo se alcanzará una solución justa y duradera a las legítimas exigencias de ambas partes si palestinos e israelíes están dispuestos a romper el ciclo de las agresiones.
El Santo Padre ha llegado a las 3 y media al campo de refugiados de Aida, uno de los campos de prófugos en los Territorios Palestinos que acogen un total de un millón 300 mil desplazados palestinos, producto de dos migraciones forzadas principales: la de 1948 en el nacimiento del estado de Israel y la del 1967, tras la guerra de los seis días.
El Santo Padre ha querido expresar en primer lugar su solidaridad con todos los palestinos sin hogar que claman por volver a sus lugares de nacimiento o por vivir permanentemente en una patria propia. Todo el discurso del Pontífice a “quienes viven en condiciones precarias y difíciles” y con “limitadas oportunidades de trabajo”, a “quienes tienen sus familias divididas por el encarcelamiento de alguno de sus miembros”, y a quienes han perdido a seres queridos, ha girado constantemente en torno al conflicto palestino israelí.
El Papa ha manifestado que, en efecto “las legítimas aspiraciones a una patria permanente, a un Estado Palestino independiente todavía no se han cumplido”, y que sabe perfectamente que “se sienten atrapados” en una “espiral de violencia, de ataques y contraataques, de venganzas y destrucciones continuas”. El mundo entero desea que se rompa esta espiral, anhela que la paz ponga fin a las perennes hostilidades, y sin embargo esta misma tarde, ha dicho el Santo Padre, es duro ser concientes de l punto muerto donde se encuentran los contactos entre palestinos e israelíes.
Benedicto XVI ha lamentado la existencia del muro “en un mundo donde las fronteras se abren cada vez más: al comercio, a los viajes, a la movilidad humana, a los intercambios culturales”. En este contexto es trágico ver todavía que se erigen muros. “Pero de ambas partes del muro es necesario un gran valor para superar el miedo y la desconfianza. Es necesario magnanimidad para buscar la reconciliación tras años de enfrentamientos armados”.
El Papa ha recordado que la historia nos enseña que la paz solo llega cuando las partes enfrentadas están dispuestas a ir más allá de las recriminaciones y trabajar juntas con una finalidad común, tomando en serio los intereses y preocupaciones de los demás y buscando con decisión construir una atmósfera de confianza.
En este mismo contexto el Santo Padre ha reconocido el papel esencial de la ayuda humanitaria, pero “la solución de un conflicto –ha dicho- es política. Nadie se espera que los pueblos palestino e israelí lleguen solos. Es vital la ayuda internacional”. Por esta razón el Pontífice ha renovado su llamamiento a las partes implicadas para que ejerzan su influencia en favor de una solución justa y duradera, respetando las legítimas exigencias de todas las partes y reconociendo su derecho a vivir en paz y con dignidad, según el derecho internacional. “Los esfuerzos diplomáticos solo podrán tener éxito si los mismos palestinos e israelíes estarán dispuestos a romper el ciclo de las agresiones”.
El Papa ha pedido además a los jóvenes que se preparen profesionalmente porque ellos serán los responsables del porvenir del pueblo palestino y a las familias les ha pedido que no dejen de apoyar a sus hijos en la educación y en cultivar sus dotes, de forma que en el fututo la comunidad palestina no carezca de personal especializado y bien formado.
También el Pontífice ha tenido palabras de franco agradecimiento por el óptimo trabajo llevado a cabo por muchas agencias de la Iglesia asistiendo a los prófugos aquí y en otras partes de los Territorios Palestinos. “La Misión Pontificia para Palestina, fundada hace casi 60 años para coordinar la asistencia humanitaria católica a los refugiados, continúa la propia obra muy necesaria al flanco de otras organizaciones similares. En particular el Papa ha mostrado su particular aprecio por la contribución de las hermanas misioneras franciscanas del Corazón Inmaculado, así como a toda la Familia Franciscana por hacerse “instrumentos de paz” en esta tierra.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).