Crónica de la jornada de ayer del Papa en Israel

papamuro2(RV). Tan densa como ayer, la segunda jornada que Benedicto XVI transcurre en Israel, y concretamente en Jerusalén, en el ámbito de su peregrinación por Tierra Santa, según ha difundido Radio Vaticano.
“Comprometámonos a vivir con espíritu de armonía y cooperación, testimoniando al Único Dios mediante el servicio que generosamente hacemos unos a otros”.
Es la consigna que dejó el Papa tras visitar, primero, la cúpula de la Roca en la Explanada de las Mezquitas y saludar, después, al Gran Muftí, junto al director de la institución que se ocupa de los bienes religiosos islámicos, y demás personalidades de ese consejo. En esta Explanada el Obispo de Roma pidió humildemente al Omnipotente que “les dé la paz y que bendiga a todo el amado pueblo de esta región”.
Casi inmediatamente, teniendo en cuenta que estos santos lugares se encuentran casi superpuestos, uno junto al otro, el Pontífice visitó el Muro occidental de Jerusalén. El Muro de las lamentaciones, que ofrece, puntualmente, cada viernes, al caer del sol, en el inicio del sabat, una manifestación, podríamos decir incluso un “espectáculo” sorprendente: de fe, de alegría con sus cantos típicos en coro, llevando a los más pequeños sobre sus espaldas, cuando los judíos, hombres, mujeres y niños, vestidos de gala con los sombreros y atuendos típicos según la pertenencia a las diversas corrientes, concluyen todas sus actividades para iniciar el largo período que se concluirá al atardecer del día siguiente, y durante el cual abandonan las actividades terrenas para concentras su pensamiento en el Todopoderoso, en la realidad sobrenatural.
papamezquita1Tanto es así, que durante el sabat todo se detiene. Los automóviles no circulan. Los negocios no se abren. Las piernas pueden dar apenas mil pasos. Y las manos de los hombres ni siquiera pueden apretar un botón, para llamar, por ejemplo, el ascensor de sus apartamentos, que durante esos días funcionan sí, al igual que la iluminación y tantas otras cosas, pero de modo completamente automático.
Además, al realizar su visita de cortesía a los dos Grandes Rabinos de Jerusalén, en el Centro Hechal Shlomo de Jerusalén, el Santo Padre agradeció las palabras pronunciados por ambos, a quienes manifestó su reconocimiento por haberlo invitado a este lugar, y por el deseo que le expresaron de seguir “fortaleciendo los vínculos de amistad” que la Iglesia católica y el Gran Rabinado se han comprometido a hacer avanzar en este último decenio.
“La confianza es innegablemente un elemento esencial para un diálogo efectivo”. Lo recordó una vez más Benedicto XVI, a la vez que manifestó su esperanza de que la amistad existente “siga siendo un ejemplo de confianza entre judíos y cristianos de todo el mundo.” Por eso –antes de rezar el Regina Coeli en el Cenáculo, con los Ordinarios de Tierra Santa– el Papa concluyó pidiendo a Dios -que escruta nuestros corazones y conoce nuestros pensamientos- que siga iluminándonos con su sabiduría, de modo que podamos cumplir los mandamientos de amarlo con todo el corazón, con toda el alma y con todas nuestras fuerzas; y amar también a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
La última actividad pública del Papa en Tierra Santa será la celebración de la Santa Misa en el Valle de Josafat de Jerusalén donde no hay lugar para más de seis mil personas, si bien, nos dicen que muchos no podrán acceder por haber obtenido los pases necesarios, dadas las enormes medidas de seguridad tomadas por el gobierno israelí.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37441 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).