Caritas Baby Hospital de Belén

Es verdadera providencia para una tierra destrozada por años de guerra, pobreza y problemas sociales. Situado más allá del muro, inmediatamente después del nuevo puesto de control, el Caritas Baby Hospital de Belén es el único hospital pediátrico especializado en los miles de pequeños pacientes que viven en los territorios palestinos. Se trata de un centro para la salud y la formación que nació hace más de 50 años como resultado de un acto espontáneo de ayuda. Es la noche de Navidad del lejano 1952 cuando el padre Ernest Scnydrig, enviado a Belén por la Cáritas Alemana, ve a un padre desesperado enterrando a su hijo en el fango de un campo de prófugos palestinos. Se quedó profundamente conmovido. Decide entonces rentar una casa y coloca 15 camas y la llama Caritas Baby Hospital. A partir de ese momento, en el lugar en donde nació Jesús a ningún niño le sería negada la asistencia médica. La estructura provisional de los primeros tiempos evolucionó hasta convertirse en un moderno hospital con 82 camas: dos secciones pediátricas, una para recién nacidos y prematuros predispuesto para cuidados intensivos; una guardería; una sala de ecografías, una escuela para enfermeras, y una para las madres que usan los pequeños locales para poder estar cerca de sus hijos. Este hospital cuenta con 200 empleados y constituye la segunda fuente de trabajo para la población palestina de Belén y sus alrededores, después de la universidad. En él son internados cada año 3.000 niños, mientras que más de 15.000 pequeños pacientes reciben tratamientos y cuidados quirúrgicos. El Caritas Baby Hospital puede ser considerado uno de los muchos puentes de esperanza y de paz construidos en Tierra Santa, a pesar de que su actividad en estos últimos años haya sido puesta a dura prueba por las dificultades, sobretodo los desplazamientos, causados por el conflicto entre Israel y Palestina.

El hospital vive gracias a la generosidad de muchos donativos (en particular provenientes de Suiza, Alemania e Italia) y es a su vez un ejemplo de solidaridad, pues ayuda a resolver las exigencias de la población más pobre: a menudo las familias de los pequeños pacientes participan a los gastos con una contribución simbólica dependiendo de sus posibilidades. Pero el Caritas Baby Hospital, estructura cristiana estimada y apreciada por todos, es también un ejemplo de extraordinaria convivencia entre personas de religiones distintas: son musulmanes la mayor parte del personal y las familias que usan los servicios. Las hermanas elisabetinas de Padua prestan servicio en el Baby Hospital desde 1975. A los peregrinos que lo visitan se les suele contar su día a día, su historia y su objetivo, sus dificultades y esperanzas. “A los niños aquí les gusta decir a menudo que son una llamada constante a la esperanza y a la vida, a pesar de todas las dificultades de esta tierra”.

“Los niños a veces no logran llegar al hospital, ahora menos que durante el periodo del toque de queda y la intimidación. Quienes han visto estos muros que nos rodean pueden entender que para nosotros extrajeros es fácil moverse libremente pero la gente local no tiene la misma posibilidad”.

“Es una realidad que me ha cambiado el corazón, la mente y el modo de trabajar por esta gente. Me llevo en el corazón a las personas que he encontrado, los niños que he podido asistir, pero lo que me conmueve más es poder contagiar a esta gente, que a pesar del sufrimiento, de los muros, de esperanza y ganas de vivir, y vale la pena permanecer aqui en Belén, vale la pena permanecer con esta gente”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37386 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).