Cuarta etapa: el Museo Ascemita y la Mezquita del Rey Bin Talal

Jordanos de diferentes comunidades de fe, musulmanes y cristianos, han dado la bienvenida al Papa Benedicto XVI en todo el país. Desde hace días han rezado para que esta visita traiga unidad y paz en el país, el Medio Oriente y el mundo.

Con este fin, Benedicto XVI ha visitado el Museo Ascemita, después de visitar la ciudad de Madaba.

El museo, que está localizado en el parque público de Ammán, describe la historia de la familia ascemita, la fundación del Estado jordano en 1921 y los mandatos ascemitas que comenzaron con la fundación del reinado del monarca Abdalá al-Thani. Así mismo, el museo muestra también la evolución de la moneda, las banderas, las pinturas representativas de la vida en Jordania, el turismo y la historia.

La mezquita del rey Hussein Bin Talal ha sido una importante parada en el itinerario del Papa.

Está localizada en una colina alta en el zona de Khalda, al noroeste de Ammán. Su construcción comenzó en 2004 para perpetuar la memoria del último rey Hussein Bin Talal. La sala de oración puede contener cerca de 5.500 fieles.

Esta mezquita es el sitio religioso más importante que Benedicto XVI visita. El Papa se encontró allí con los líderes religiosos, miembros del cuerpo diplomático y rectores de las universidades de Jordania, en la parte exterior de este lugar.

Este paso significa mucho, porque demuestra el deseo del Papa de afirmar la paz de la religión, el respecto recíproco de todas las religiones, el aprecio de la Iglesia por el Islam y su deseo de dialogar con los musulmanes para sembrar las semillas de la paz en todo el mundo.

El Papa concluyó el primer día de su visita orando las Vísperas con los sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y movimientos eclesiales en la Catedral Católica Melkita de San Jorge en Ammán.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).