Jordania, portavoz de los países árabes ante el Papa

La visita del Papa a Tierra Santa es fundamental. Una visita en la que el Papa será “un peregrino de paz”, como dijo el pasado sábado en su discurso a la Papal Foundation. El primer destino del viaje es Jordania. Respecto a los preparativos de la visita de su Santidad, la señora Maha Al-Khatib, Ministra de Turismo de Jordania, dijo:

“No decimos que el Papa visita sólo Jordania. Para nosotros, Jordania es la estación, pero esperamos representar a todos los árabes en esta importante visita, y nos gustaría también tener con nosotros representantes de los diferentes países árabes, que vengan y den la bienvenida al Papa, nuestro invitado. Jordania es un país para todos”.

“La Corte Real está presidiendo los preparativos y estamos ayudando diariamente, la nunciatura vaticana en Jordania esta encargada también de los mismos y esperamos que sean del agrado de nuestros invitados. En cuanto a la seguridad, ha sido también tomada en cuenta debidamente. Lo que queremos es que cada invitado que venga disfrute de la visita, vea al Papa y participe en la misa que es muy importante para nosotros”.

La Ministra dio una visión general de la estancia del Papa en Jordania, y de los lugares que visitará, especialmente el sitio bautismal.

“Ese lugar es muy importante para nosotros. El río Jordán, donde Cristo fue bautizado, es para nosotros un lugar sagrado. Y para los visitantes, es un hermoso lugar”.

Una visita muy importante durante la cual el Santo Padre “confirmará y animará a los cristianos de Tierra Santa”, y “dará testimonio del compromiso de la Iglesia católica en favor de los que trabajan para practicar el diálogo y la reconciliación, para llegar a una paz y justicia estables y duraderas en el respeto mutuo”, palabras que pronunció el Papa después de la oración del Regina Coeli

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).