Mons. José Sánchez dedica su carta del próximo domingo a la peregrinación a Barbatona

barbatonaConvocados por nuestra Madre, la Virgen María, al encuentro con su Hijo Nuestro Señor en el Santuario de Nuestra Señora de la Salud en Barbatona, os invito a todos los diocesanos y a todos los devotos de otras diócesis a peregrinar con espíritu cristiano a Barbatona el próximo 10 de mayo.

Por tener nuestra marcha o nuestro viaje a Barbatona sentido de peregrinación, es fundamental que nos dispongamos a participar plenamente en la celebración de la Eucaristía, para lo cual será necesario o, al menos conveniente, participar previamente, en ese mismo día o antes en la celebración del Sacramento de la Penitencia. Además, debemos visitar a la Virgen, representada en su venerable imagen, orar por las intenciones del Santo Padre, dar gracias a Dios por los dones recibidos y pedir al Señor, por intercesión de su Santa Madre, todo aquello que creemos necesitar para nosotros o para otras personas.

Es costumbre organizar cada año la peregrinación a Barbatona con una intención especial, que constituye el lema de la celebración. En este año, el lema es: Con María, sí a la vida. Viene urgida esta intención con este lema por la preocupante situación en nuestro país, causada por el anuncio o la amenaza de facilitar aún más el aborto, sin olvidar otras situaciones, gravísimas también, de millones de personas que se ven obligadas a llevar una vida inhumana a causa del hambre, de la miseria, del subdesarrollo, de la explotación, de la violencia, de la guerra, etc.

Con nuestro lema para este año queremos, en primer lugar, profesar nuestra fe en el comienzo de la vida como hombre del Hijo de Dios por su Encarnación en las purísimas entrañas de María en el mismo instante en que ella respondíó con un sí al anuncio del Ángel de parte de Dios. El sí de María es un sí incondicional a la vida: A la vida de un ser humano en sus entrañas, a la vida del Hijo de Dios hecho hombre, a la Vida, en definitiva, pues Cristo se autodefine como el Camino, la Verdad y la Vida.

Por lo mismo, afirmamos y confesamos que el sí de María a la Encarnación del Hijo de Dios en su vientre es un sí a todo lo que es vida, proviene de la vida y conduce a la vida, sea ésta la vida temporal y en la tierra, sea la vida sobrenatural. Dar un sí a la Vida, que es Cristo, es dar también un sí a sus criaturas, especialmente a las más débiles e indefensas, por las que Dios, nuestro Padre, y su Hijo nuestro Señor tienen especial predilección.

Por otra parte, al unirnos a María en su sí incondicional a la vida, estamos manifestando nuestro deseo y, sobre todo, nuestro compromiso de aceptar, como ella a Cristo Vida en nuestras vidas con todas las consecuencias. Ello nos llevará a conformar nuestras vidas, es decir, nuestra jerarquía de valores, nuestros criterios y nuestros comportamientos a los de Cristo. Por lo cual, como cristianos y como devotos de María apreciaremos, defenderemos, protegeremos y fomentaremos la vida humana dondequiera y como quiera que se nos presente. Tendremos un especial cuidado con la vida más débil, inocente e indefensa, que es la de la persona concebida aún no nacida, o la del niño, o la del anciano, o la del enfermo desahuciado, o la de los que viven en extrema necesidad por el hambre, la miseria o la violencia, o la de la madre abandonada a su suerte en su embarazo no esperado, o la del apersona maltratada o explotada.

Nuestro sí a la vida, a imitación de María, nos llevará a valorar, incluso por encima de la vida humana, la vida sobrenatural; es decir, la condición de hijos de Dios, por la participación en la misma vida de Dios, a la que todos somos llamados. Es un motivo para dar especiales gracias a Dios por haber recibido por la fe la condición de hijos de Dios y para renovar nuestro compromiso de vivir conforme a esta nueva condición y esta nueva vida y para hacer el firme propósito de preocuparnos y colaborar a que quienes no conocen aún esta posibilidad, la desprecian o se han olvidado de ella, se acerquen Cristo, fuente de nueva vida, salud del género humano y pan vivo bajado del cielo que da la vida eterna a cuantos de él se alimentan.

Os saluda y bendice vuestro Obispo,
+ José Sánchez González
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37453 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).