Carta del obispo de Sigüenza-Guadalajara para la Jornada de oración por las vocaciones

sanchez_gonzalez Instituida por el Papa Pablo VI, se celebra en toda la Iglesia en este IV Domingo de Pascua, 3 de mayo, Domingo del Buen Pastor, una jornada de oración por las vocaciones al sacerdocio y de especial consagración. Se da, además, la circunstancia de que en nuestro Plan Pastoral Diocesano, este año lo estamos dedicando especialmente a orar, promover y cuidar las vocaciones. El lema escogido para esta Jornada, como no podía ser de otro modo, es una frase de San Pablo en este Año Jubilar paulino: “Sé de quién me he fiado”, tomada de la II Carta a Timoteo (II Tim 1, 12)

La Jornada tiene especialmente tres objetivos; a saber: orar por las vocaciones, dar gracias a Dios por ellas y por las personas consagradas a Dios en el ministerio sacerdotal y en la vida religiosa y misionera, y sensibilizar a todos los cristianos y a nuestras parroquias, comunidades y grupos sobre la importancia, necesidad y urgencia de las vocaciones de especial consagración, empezando por la vocación universal de todos los cristianos a la santidad y a la misión en la Iglesia.

Todos hemos de tomar conciencia del gran don de la llamada o vocación a la fe, que Dios nos ha regalado, y dar gracias por ello. Al mismo tiempo, hemos de considerar que el Señor, además de llamar a todos a pertenecer a la familia de los hijos de Dios, escogió desde el principio al algunos de entre los discípulos para que estuvieran más cerca de Él, instruirles en su futuro ministerio y enviarlos a predicar, a hacerle presente en el mundo y a reunir y apacentar el pueblo de Dios.
El Papa insiste en su mensaje para esta jornada en la necesidad de la confianza en la iniciativa de Dios, que llama y da las fuerzas para responder y ser fiel, y de la respuesta humana que se da también en toda vocación.
Lo mismo consideremos la vocación desde el aspecto de la iniciativa gratuita de Dios en la llamada, que desde el lado de la persona llamada, a la que se le pide una respuesta generosa, se impone la necesidad de la oración. Efectivamente, los dones de Dios son gratuitos y Dios es libre y no manipulable; pero nos manda orar, aunque estamos convencidos que Él sabe mejor que nosotros qué es lo que necesitamos; pero quiere que se lo pidamos. Además, nos asegura que nos escucha y nos concede lo que más nos conviene. Si lo miramos desde el aspecto de la respuesta a la vocación, es evidente que ser sacerdote hoy y siempre o seguir la vocación de la vida consagrada con la radicalidad de una vida en pobreza, castidad y obediencia, plenamente dedicados al servicio a Dios y al prójimo, a veces en ambientes difíciles, hostiles y con riesgo aun de la propia vida, supera las fuerzas humanas, por lo que es necesaria la gracia y la ayuda de Dios que hemos de pedir.
Si siempre hemos de orar por las vocaciones, porque, además, el Señor así nos lo ha mandado – “Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt 9, 38) – cuánto más en nuestras actuales circunstancias de alarmante descenso de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada en una diócesis como la nuestra, en la que, en otro tiempo, aún no lejano, disfrutamos de abundantes vocaciones y pudimos atender con generosidad las necesidades de otras diócesis y territorios.
Con la confianza puesta en el Señor – “Sé de quién me he fiado” – y nuestro compromiso de responder con fidelidad y de trabajar por el fomento, cuidado y ayuda a las vocaciones, oremos al Señor en este día y siempre.

Os saluda y bendice vuestro Obispo
+José Sánchez
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).