«¿Vas a misa? Yo sí, y tú ¿todavía no vas?» carta del obispo de Gerona

mn_pardomisa_021
Si te preguntan con un cierto tono de ironía y curiosidad: Tu, ¿todavía vas a misa?, y te sientes observado como una pieza de museo o un «bicho raro», ¿qué respondes?
Seguro que te esfuerzas en explicar tus motivaciones y das toda clase de razones, y haces bien. Tu anónimo interrogador, con su sonrisa de perdonavidas, añadirá: «Debes ser de los pocos que todavía acuden a misa. ¿No te das cuenta que eso ya no se lleva, que no está de moda?”.
Puede que te sientas avergonzado y respondas con voz bajita: «Si, yo todavía acudo a misa», con aire compungido, como si tuvieras que pedir perdón por ello.
Esta experiencia la viven principalmente, y con dolor, los adolescentes que son objeto de burla si acuden a misa en su parroquia, por parte de sus compañeros de instituto y, en algún caso, también por parte de algunos profesores. Es un verdadero drama para los chicos y chicas que, incluso, se sienten maltratados y humillados, pues han de escuchar otros calificativos nada agradables que les dedican.
Yo os propongo abandonar la timidez, levantar la frente, alzar la voz y ser audaces. La pregunta merece una respuesta adecuada.
Se trata de recuperar la actitud de Pentecostés, que celebraremos dentro de unas semanas. Recordad que los discípulos ya habían participado de la experiencia de Jesús resucitado, pero todavía permanecían encerrados, presos de miedo y timidez. Solo a partir del momento que son conscientes de haber recibido el Espíritu de Jesús, se atreven a salir a la plaza y dar razón de lo que sucede y están viviendo.

Nosotros hemos recibido el espíritu de fortaleza, de amor y de cordura. Por todo ello, nuestra respuesta, valiente y sensata, a la pregunta sobre si todavía acudimos a Misa, debería ser: YO SÍ ACUDO, Y LO HAGO MUY CONTENTO, Y TU, ¿TODAVÍA NO ACUDES?
Pues mira, lo siento por ti, no sabes lo que te pierdes. Piensa que dejas de lado el mejor regalo para vivir. Quien puede dar sentido a tu vida en concreto, quien puede darte paz y perdón, quien puede darte fortaleza para asumir tus responsabilidades y esperanza que ni tu, ni lo que haces, se perderá para siempre… te convoca para estar con Él, para alimentarte con una Palabra única, entre tantas palabras inútiles e interesadas y con su Cuerpo, el pan de vida. Al mismo tiempo te sentirás acompañado por el afecto y la plegaria de muchos, que te apoyarán en los momentos de oscuridad, te ayudarán a orar cuando no te apetezca hacerlo y tendrán siempre sus puertas abiertas para acogerte.
Tu mismo, pero si consideras que tienes madera de aventurero, deberías probarlo.
Eso sí, no bastan las experiencias puntuales, debes acudir muy a menudo, por lo menos cada domingo, y tener mucha paciencia, pues sólo a base de mucho acudir, podrás saborear realmente la misa..
No te arrepentirás ¿Te animas?

Francesc Pardo i Artigas
Obispo de Girona

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).