Expuesta por primera vez la Biblia carolingia

En el marco de las celebraciones del año paulino, los benedictinos de la abadía de San Pablo Extramuros en Roma, han expuesto, por primera vez al público, la Biblia carolingia, un precioso código ilustrado que sobresale al siglo IX. La muestra es gratuita y permanecerá abierta hasta el próximo 29 de junio, permite admirar esta obra de arte sagrada producida probablemente en los ambientes monásticos de Francia de la época carolingia a cargo de Carlo el Calvo.

En un viaje misterioso, el código habría llegado a Roma como probable regalo de este soberano al Papa Juan VIII, que lo coronó emperador la noche de Navidad del año 975. Después, por motivos de seguridad Gregorio VII prefirió encomendarlo a los monjes de la abadía de San Pablo Extramuros, donde permaneció custodiado, casi ininterrumpidamente, por más de mil años.

“Nos damos cuenta que es un tesoro a nivel cultural muy alto, pero más importante es su valor sacramental. No es un sacramento, sino un sacramental, en el sentido que es un objeto físico que transmite algo de la realidad de Dios, en este caso lleva a la palabra de Dios”.

“Sabemos que la palabra de Dios, en el sentido de la Biblia, es sólo un reflejo del único Verbo que es Jesucristo mismo. Por lo tanto, al tocar su palabra, la palabra de Dios, estamos indirectamente tocando a Jesucristo”.

Pero la obra revela también un mensaje al corazón del Evangelio que desafía el paso de los siglos.

“Al ver cómo los los monjes del siglo IX buscan expresar a Pablo según su cultura, vestido como hombre del siglo IX, nos hace darnos cuenta que el mensaje fundamental del Nuevo Testamento es perenne, está siempre vivo en cualquier siglo. Y ésta es la belleza de la continuidad de nuestra fe, esta gran historia de amor”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).