El amor a Dios es la luz más fuerte que el odio

La Resurrección es una irrupción de luz. Ésta es la definición que ha dado Benedicto XVI durante la homilía de la vigilia pascual, celebrada en la Basílica vaticana y abierta a la sugestiva liturgia del lucernario y de la preparación del cirio pascual.

Los cristianos entienden que sólo Dios es la verdadera luz y en el bautismo Cristo divide la luz de las tinieblas en la vida de cada uno de nosotros. El agua que rocía el campo de los nuevos cristianos simboliza una nueva dimensión de la existencia. Durante la liturgia, rica de simbología y de lecturas, han recibido el bautismo cinco catecúmenos provenientes de diferentes países del mundo.

El tercer símbolo de la vigilia, ha subrayado el Papa, es el canto de alabanza al Señor porque en las dificultades, en las turbaciones y en las dudas, indica el camino a los hombres y mujeres de todos los tiempos. Desde que Cristo ha resucitado el campo gravitacional del amor es más fuerte que el del odio.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).