La Última Cena transforma el mundo

La última Cena es el misterio de la conversión, de la transformación realizada en el nombre de Dios para cambiarnos a nosotros mismos y al mundo siguiendo a Jesús.

Lo ha afirmado el Papa Benedicto XVI en la homilía de la Misa in Coena Domini, celebrada en la Basílica San Juan de Letrán, Catedral de Roma, donde se ha repetido el gesto del lavatorio de los pies cumpliendo así el mandato de Cristo de estar al servicio del prójimo.

La transformación del pan y del vino, ha dicho el Papa en la homilía, no es sólo el alimento más profundo que el hombre necesita, sino que esta transformación quiere ser el comienzo de la transformación del mundo.

“Para que llegue a ser un mundo de resurrección, un mundo de Dios. Sí, se trata de transformación. Del hombre nuevo y del mundo nuevo que comienzan en el pan consagrado, transformado, transubstanciado”.

“Rezando y repitiendo el gesto de Jesús en el cenáculo, la Iglesia se muestra totalmente de acuerdo con el evento en el compromiso de hacer que nuestras manos se conviertan en las manos que Cristo lleva la salvación, la bondad, la bendición a la humanidad que sufre y camina en la historia”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39186 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).