El cardenal Rouco invita a los sacerdotes madrileños a ser testigos esperanzados de Cristo

roucomisaA diferencia de otros años en que se celebraba el martes santo, la catedral madrileña de la Almudena acogió ayer, miércoles, a más de medio millar de sacerdotes y a numerosos feligreses para celebrar esta misa Crismal, presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, acompañado de sus obispos auxiliares, según informa Análisis Digital.
El cardenal Rouco, que estaba recién llegado de Roma donde acompañó el pasado domingo a los siete mil jóvenes españoles, sobre todo madrileños, que recibieron del Papa la Cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud, hacía referencia a su viviencia personal en la entrega de la mencionada Cruz Peregrina a los jóvenes, una experiencia de gran “hondura espiritual”, señaló.
El arzobispo de Madrid quiso dedicar unas palabras al comienzo de su homilía al 150 aniversario del sacerdote francés San Juan María Vianney, cuya labor misionera marcó a miles de personas a lo largo del siglo XIX y a las víctimas del terremoto en Italia.
A continuación, el cardenal explicó el sentido litúrgico de la misa Crismal, celebración donde “los signos sacramentales son confiados a la Iglesia y a través de ellos se edifica la propia Iglesia” y añadía la importancia del “ungido de Dios hecho carne”. “El sentido y la obra de salvación, de la pasión y de la muerte en la Cruz es que el pecado es vencido por el Perdón y la Misericordia de Dios que desborda a todos”, agregó.
“Al igual que el Señor se ha entregado por nosotros, nosotros hemos de hacerlo por los demás”, sentenció el prelado y añadía algunas de las palabras pronunciadas por Benedicto XVI este lunes, cuando confiaba la Cruz Peregrina a los jóvenes españoles, “llevar la Cruz es llevar la experiencia de Cristo internamente en sus vidas”.
“La misa Crismal significa ser testigos gozosos y esperanzados del Evangelio de Cristo”, decía el cardenal al final de la homilía.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).