La diócesis de Orihuela-Alicante cuenta con 65 seminaristas

seminaristas1La Diócesis de Orihuela-Alicante celebra el próximo, domingo 22 de marzo, el Día del Seminario, que este año tiene por lema “Es posible…Apóstol por gracia de Dios”. Este día será pues la culminación de una campaña que comenzó el pasado 13 de marzo. Desde ese momento los seminaristas han salido a todas las parroquias y pueblos de la Diócesis para dar a conocer cuál es la realidad del Seminario.
En la actualidad el Seminario de Orihuela-Alicante -de cuyo obispo Mons. Palmero ofrecemos una carta sobre el Día del Seminario al final de esta información- cuenta con 65 seminaristas. De ellos 5 proceden de la Diócesis hermana de Albacete. Y otros 5 se están preparando desde el Seminario en Familia debido a su corta edad.
De estos 65 seminaristas serán ordenados el próximo julio 8 sacerdotes nuevos: Carmelo Ramón, de Granja de Rocamora, Víctor Ferrer, de Formentera del Segura, Francisco Javier Colomina, de Biar, Estanislao Trives, de Granja de Rocamora, Ramón Martínez, de San Felipe Neri, Juan Alfaro, de Elda, Santiago Estradera, de San Juan y Francisco Antonio Miravete, de Callosa de Segura. Desde octubre, cuando fueron ordenados diáconos, llevan trabajando en distintas parroquias de la Diócesis a modo de “prácticas pastorales”. Dentro de cuatro meses dirán el sí definitivo al sacerdocio.
Por otra parte, el Secretariado de Pastoral Vocacional trabaja en el llamado “PreSeminario” y en el “Seminario en Familia”. Gracias a estos dos programas se preparan en sus casas varios jóvenes para ingresar en el Seminario cuando alcancen la edad necesaria.
En la preparación y formación académica de los seminaristas participan medio centenar de profesores así como más de una decena de formadores.

——————

Escrito del Obispo Diocesano, Monseñor Rafael Palmero, con motivo del
Día del Seminario, 22 de marzo, 2009

APÓSTOL, POR GRACIA DE DIOS

palmero_ramosEl querido Cardenal Ratzinger recordó, en cierta ocasión, con rotunda claridad que el sacerdocio es un sacramento y que no es, por lo mismo, una profesión a disposición de la «institución» Iglesia, sino que es algo previo a ella, de lo que nadie puede disponer a su antojo. Un sacramento es para la Iglesia algo así como los derechos que emanan de la creación respecto al legislador… .
Ni es, por lo mismo, precisaba tan buen teólogo, «el producto de la decisión personal de un aspirante, ni puede tampoco establecerse en virtud de una decisión de la comunidad, puesto que nadie puede pronunciar como propias algunas palabras que sólo le pertenecen a Él (a Jesús), el Señor: Este es mi cuerpo. Esta es mi sangre. Yo perdono tus pecados… No hay comunidad que pueda otorgar tales poderes. Sólo nuestro Salvador puede hacerlo. Precisamente esto es lo grande, lo enteramente consolador y reconfortante: aquí penetra en la historia algo que supera todas nuestras capacidades» .
Es claro, por tanto, que ningún hermano nuestro puede aspirar a ser Sacerdote como si de una conquista personal se tratara. Tampoco puede ser este ministerio logro de un hermano al que otros de su entrono, de su grupo o de su comunidad señalen o decidan que él sea candidato porque, a su juicio, sea el más idóneo. Se trata, más bien, de «un derecho del Señor Jesús sobre algunos a quiénes Él elige. Aquel que ha escuchado su llamada puede decir de sí mismo: Él me quiere… Nuestra vida será por tanto más plena, más colmada y libre, cuanto más nos unifiquemos con esa voluntad, en la que está construida la más profunda verdad de nuestro propio ser» .
Estamos, un año más, en la Campaña del Seminario, siempre vinculada a la fiesta de San José, Patrono de la Iglesia y Patrono de las vocaciones. Como varón justo, José «es designado administrador de los misterios divinos, padre de familia y defensor del Santuario formado por la Esposa y el Logos que habita en ella» . Puede, por tanto, ser intercesor válido en este empeño compartido.
Vamos, si os parece, a emplearnos a fondo en estos días. Rezando juntos con toda confianza al Dueño de la mies para que envíe obreros a su sementera, invitando a muchos a reflexionar sobre el servicio que prestamos los Sacerdotes, y pidiendo a jóvenes y niños que caigan en la cuenta y, si el Señor los llama a ser sacerdotes, se decidan.

Nuestro Seminario, hoy

La Conferencia Episcopal Española anima a centrar la atención, en este año paulino, sobre el Apóstol de las gentes, con el lema «Apóstol, por gracia de Dios». En san Pablo, gracia, vocación y misión estuvieron perfectamente definidos e interrelacionados.
Plenamente convencidos de que con la gracia de Dios sigue siendo posible cambiar el corazón del hombre, descubrir el amor que Dios nos tiene y responder, como san Pablo, a la invitación a ser apóstoles del siglo XXI, vamos a seguir con el empeño de lograr nuevas vocaciones. «Para conocer a Cristo es necesario seguirlo. Sólo entonces nos enteramos de dónde vive» .
Contamos, en este momento, con 60 seminaristas, más los cinco de Albacete que se forman en nuestros Centros, pero necesitamos más. Seminaristas hoy y sacerdotes mañana para la poblada geografía de Orihuela–Alicante y para las Diócesis hermanas de Carabayllo y Chimbote, en Perú.
Tanto los Formadores del Seminario como los del Teologado trabajan, con ilusión y entrega, como lo hicieron antes quienes les han precedido. Los demás Sacerdotes del Presbiterio, las Comunidades Religiosas y los fieles seglares están a su lado y al lado del Obispo, lo sé, para iniciar, fomentar y apoyar todo proceso vocacional.
Adelante, pues, con renovado empeño. En el Teologado de Alicante, en el Seminario de Orihuela y en la Pastoral Vocacional. En todas y cada una de las Parroquias, con los monaguillos y los alumnos de nuestros Colegios Diocesanos. Ojalá el toque de gracia ayude a muchos a pensar y a decidirse. Es el propio san Pablo quien certifica que el regalo de la vocación es don antes que tarea. «Por la gracia de Dios, soy lo que soy, y su gracia, la que (se) me (dio), no fue ineficaz» (1Cor 15,10). No se hizo vacía, literalmente.
Siempre en comunión de tan fatigoso como gozoso esfuerzo por tan noble causa,

+ Rafael Palmero Ramos
Obispo de Orihuela-Alicante

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).