Emoción en las calles de Yaundé

Mientras el Papa atraviesa la ciudad, para dirigirse a los diferentes puntos de encuentro, en las calles se escuchan los aplausos y los gritos de la gente. Las personas van y vienen en todas las direcciones, como una gran marea humana que se mueve hacia los lugares de Benedicto XVI. Como este jueves en la mañana, en los alrededores del estadio de Amadou Ahidjo en Yaundé, donde miles de fieles se dieron cita para estar presentes en la primera misa del Papa en tierra africana.

“Cuando Benedicto XVI llegó a Yaundé atrajo una gran cantidad de personas como pocas veces se ha visto”, fueron los comentarios de algunas personas entrevistadas en el lugar.

En el aire se veía las banderas de los dos estados, con fotos de Paul Biya y Benedicto XVI.

Y como suele ocurrir durante los grandes eventos, la llegada del Papa ha hecho que las calles de Camerún se llenen de vendedores ambulantes, en las calles principales, los mercados y las parroquias .. donde se venden fotografías, camisetas, recuerdos o imágenes del Papa.

Esta es la atmósfera en África, mientras la policía vigila y el ejército proporciona seguridad y “calma” en la ciudad.
La alegría y emoción que se siente, parece conmover también al Pontífice…un Papa habitualmente reservado en sus gestos, pero una amplia sonrisa ilumina su rostro mientras extiende ampliamente sus brazos a la gente.

Antes de partir “desearía tener entre mis brazos” todo África. Abrazarlos con todas sus “heridas dolorosas” y sus “enormes esperanzas” dijo el Papa, quien en estos días se ha sentido conmovido y “sorprendido” por la gran acogida, de hombres y mujeres, a los cuales no ha dejado de expresar su solidaridad, recordándoles que frente al “sufrimiento, la violencia, la pobreza, el hambre, la corrupción y el abuso de poder, un cristiano no puede permanecer en silencio”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37369 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).