El Papa manifiesta su afecto a los niños de la calle y a los arrancado violentamente de sus padres y convertidos en niños soldados

ninopapaTras su primer encuentro matinal con la comunidad musulmana de Camerún, en la nunciatura, Benedicto XVI se trasladó ayer al estadio Amadou Ahidjo, donde ha celebrado la Santa Misa, en ocasión de la publicación del Instrumentum laboris de la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los obispos. El Papa ha saludado calurosamente a los representantes de las Conferencias Episcopales del Continente llegados a Yaoundé para recibir de manos del Santo Padre este documento, según informa Radio Vaticano.
En base a las lecturas bíblicas, el Papa ha hablado en su homilía de la “confianza en Dios”. “Uno de los deseos que más quiere el hombre es el de llegar a ser testigo de la fecundidad de sus acciones”, no siempre sin embargo, Dios satisface estos deseos, ha dicho el Papa. “Pienso en los que sois padres y madres de familia que legítimamente dais lo mejor para vuestros hijos y deseáis éxitos para ellos que no siempre se cumplen. Lo que Dios pide es confianza en Él, como la que tuvo san José. “Aceptad que Él pueda contar con vosotros para transmitir a vuestros hijos los valores humanos y espirituales que vosotros habéis recibido.
“En este nuestro tiempo donde tantas personas sin escrúpulos intentan imponer el reino del dinero despreciando a los más indigentes, vosotros debéis estar muy atentos. ¡África en general, y Camerún en particular, están en peligro si no reconocen al Verdadero Autor de la Vida! ¡Hermanos y hermanas de Camerún y de África, vosotros que habéis recibido de Dios tantas cualidades humanas, tened cuidado de vuestras almas! No os dejéis fascinar por falsas glorias y falsos ideales”.
“Como en otros continentes, hoy la familia conoce un periodo difícil -ha proseguido el Pontífice, haciendo una panorámica de la vida cotidiana. “Algunos valores de la vida tradicional han sido devastados”. “Modificadas las relaciones entre las generaciones”; “se ha perdido la antigua sabiduría de los antepasados”. “A menudo se asiste al éxodo rural”. Se rompen las relaciones familiares. Los jóvenes, sin trabajo “se refugian en paraísos efímeros, huyen de ellos mismos abandonando su riqueza interior”.
El Papa ha subrayado que a pesar de las dificultades no hay “una fatalidad o una evolución inevitable”. “Más que nunca hay que esperar contra cualquier esperanza”. Y ha querido rendir homenaje “al notable trabajo realizado por innumerables asociaciones que animan la vida de la fe, la práctica de la caridad” en tierras africanas y “proyectos de desarrollo integral de la persona humana”.
“La primera prioridad -ha señalado Benedicto XVI- consiste en volver a dar sentido a la acogida de la vida como don de Dios”. “La llegada de un bebé es una gracia, una bendición de Dios”. “La humanidad está invitada hoy a modificar su mirada: “¡todo ser humano debe vivir!”. “África está llamada a la esperanza a través de vosotros y en vosotros -ha exclamado Benedicto XVI. Cada uno de nosotros es pensado, querido y amado por Dios y cada uno de nosotros hemos de jugar un papel ante Dios”.
“Igual que José, no temáis coger a María con vosotros, es decir, no temáis amar a la Iglesia. María, Madre de la Iglesia, os enseñará a seguir a sus pastores, a amar a vuestros obispos, a vuestros sacerdotes, a vuestros diáconos y vuestros catequistas y a seguir lo que os enseñan, y a rezar según sus intenciones”.

El Santo Padre se ha dirigido después brevemente a los distintos grupos de la sociedad y de la comunidad eclesial: los casados, los que se preparan al matrimonio, los consagrados a Dios en el celibato. De manera particular, Benedicto XVI se ha dirigido a los padres de familia, exhortándoles a imitar como modelo a San José. Guiar y amar a los hijos, respetar y amar a la esposa. Finalmente el Papa ha dirigido palabras de amistad y de coraje a los jóvenes: “Vuestra existencia tiene un precio infinito a los ojos de Dios. Dejaos tomar por Cristo, aceptad darle vuestro amor y, si cabe, también a vosotros mismos en el sacerdocio”. Las palabras más emotivas las ha dedicado el Papa a los niños desamparados, palabras que han sido acogidas con un gran aplauso.
“A los niños que no tienen un padre o que viven abandonados en la miseria de la calle, a los que han sido separados violentamente de sus padres, maltratados y abusados, y enrolados por la fuerza en grupos paramilitares que se ensañan en guerras en algunos países, quisiera decirles: Dios os ama, no os olvida y san José os protege. ¡Invocadlo con confianza!”

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).