“El aborto es más que una cuestión religiosa”, carta del cardenal de Barcelona

c2a1arzobispo_barcelona1La fiesta de la Anunciación a María, el próximo 25 de marzo, cuando la fe cristiana celebra que el Hijo de Dios asumió la naturaleza humana en las entrañas virginales de Santa María, es un momento muy propicio para reflexionar sobre el valor de la vida humana desde los inicios de su concepción en el seno materno. En este día la Iglesia católica se propone reiterar su conocida posición sobre la defensa de la intangibilidad de la vida humana desde el momento de su concepción hasta su término, y contra el aborto provocado.
Sin embargo, creo que hemos de ser conscientes de que el aborto no es sólo una cuestión religiosa. Así lo han puesto de relieve más de un millar de intelectuales y científicos de primera fila, que han suscrito un manifiesto en defensa de la vida humana desde su concepción. Esos científicos e intelectuales no entran en cuestiones religiosas, sino que responden a la pregunta de cuándo comienza la vida humana a partir de sus conocimientos técnicos, analizados y comprobados sin recurrir a argumentos confesionales.
Es un argumento muy sospechoso intentar desautorizar el debate científico vinculando la defensa de la vida humana con posiciones confesionales, clericales o –como suele decirse- “ideológicas”, un término bajo el que se intenta soslayar un debate científico y también de carácter jurídico, porque lo que en él está en juego es nada menos que el derecho a la vida, reconocido expresamente también en nuestra Constitución.
El derecho primero y más fundamental de todos los derechos humanos es el derecho a la vida. La interrupción voluntaria de la vida humana en sus primeras fases de desarrollo supone una clara injusticia y una grave violación de este derecho fundamental. Como dijo el cardenal Tarsicio Bertone, en el curso de la conferencia que pronunció durante su reciente visita a nuestro país, “no puede existir un orden social o estatal justo si no se respeta la justicia, y la justicia sólo puede alcanzarse con un previo respeto a los derechos humanos y a la dignidad natural de cada hombre, de cada persona humana, con independencia de la fase de su vida en que se encuentre”.
En esta conferencia, el cardenal Bertone subrayaba el hecho de que “los derechos humanos son anteriores y superiores a todos los derechos positivos”. Por ello, “están por encima de la política y también por encima del Estado, por lo que son verdaderamente supranacionales y ninguna mayoría o minoría política puede cambiar los derechos de quienes son más vulnerables en nuestra sociedad”.
La Iglesia sabe que no está sola en la defensa de la vida. Apelando a la recta razón, espera en que sean muchas las personas que compartan la opción de que, en esta grave cuestión de ética y de civilización, el camino a seguir es proteger a aquellos que van a nacer y ayudar a sus progenitores, en especial a sus madres. Las futuras generaciones nos juzgarán sobre esto. Y sería justo que, en buena salud democrática, una cuestión de tanta envergadura no se decidiera sin atender a todos los sectores de nuestra sociedad.

+ Lluís Martínez Sistach
Cardenal Arzobispo de Barcelona

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37346 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).