Comienzo del año de San Clemente María Hofbauer

san-clemente-maria-hofbauer La Congregación del Santísimo Redentor, Redentoristas, dio comienzo ayer a los actos del año de San Clemente que celebra esta congregación para celebrar el Centenario de su canonización. San Clemente María Hofbauer, apóstol de Varsovia y Viena a caballo entre los siglos XVIII y XIX, es llamado frecuentemente segundo fundador de la Congregación del Santísimo Redentor (redentoristas).
Los Misioneros Redentoristas desean aprovechar este centenario para renovar su compromiso con la evangelización de Europa y ayudar a que crezca el sentido misionero en las comunidades cristianas. En España se ha diseñado un programa de actividades para esta conmemoración, entre las que destacan 2 peregrinaciones a los lugares más característicos de la vida de San Clemente, la “Semana Ora et Labora” (una experiencia de vida en la comunidad redentorista) o una exposición itinerante sobre San Clemente y la Misión en Europa.
Clemente María Hofbauer nació en 1751, en Tasswitz, Moravia y murió en 1820, en Viena. Todo el viejo continente aparecía ante su afable mirada como un lugar por estrenar, una nueva y exótica tierra de misión. Europa podía estrenar de nuevo la alegría de seguir a Jesucristo. Mientras las naciones del centro de Europa se desmembraban a causa de la inestabilidad política, él construía la unidad por medio de la fe en un Jesús liberador. El hambre, la ignorancia y la violencia asolaban a la mayor parte de la población. Clemente veía una sociedad corrompida, maltratada por el capricho del tiempo y el poder. Comprendía perfectamente que la realidad reclamaba su tiempo, su vida, su entrega, su creatividad, su fe. Si no había escuela, él creaba escuelas. Si se carecía de familia, él construía orfanatos. Si había división, el buscaba la unidad. Como escribía Juan Pablo II en 1987, “su obra resultó ser un gran programa para la victoria del bien sobre el mal en el corazón de las personas e incluso en la sociedad”.
Varsovia y Viena disfrutaron de las ráfagas de su pasión por Jesús y la vida. En ambas ciudades eligió no sólo dedicarse a las actividades que los poderes permitían a los sacerdotes. Clemente, asistido por un gran sentido común, creaba y propiciaba espacios para el encuentro con Cristo. En Varsovia convierte su iglesia en un lugar internacional, ofreciendo palabras de vida en varios idiomas. En Viena se convierte en precursor de los movimientos posteriores al acoger en su casa a los jóvenes universitarios y círculos intelectuales.
Tenía una especial habilidad para conocer las búsquedas de los jóvenes y responder a sus ansias de libertad, de verdad y de futuro. Supo sembrar la semilla de Cristo en mil y una conversaciones, abriendo las puertas de su casa y consagrando la tertulia como octavo sacramento. Al encuentro y la conversación, siguió el compromiso. Aquellos que compartieron su vida y su fe con Clemente conocieron la necesidad de colaborar con la misión de la Iglesia. La formación de grupos de laicos fuertemente motivados y comprometidos en acciones eclesiales era uno de los objetivos del padre Hofbauer. Él mismo dedicaba horas a formarlos para la acción social y el compromiso solidario con los más pobres. Todos somos necesarios para la misión en nuestra propia tierra.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39254 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).