Carta de Benedicto XVI sobre la remisión de la excomunión a los obispos lefebvrianos

Benedicto XVIAl mediodía de hoy la Santa Sede ha hecho pública la carta que el Santo Padre Benedicto XVI ha enviado a todos los obispos del mundo sobre la remisión de la excomunión a los cuatro obispos consagrados por el arzobispo Lefebvre. En esta carta, Benedicto XVI sale al paso de los malos entendidos ocasionados por la remisión de la excomunión, que coincidieron en el tiempo con la publicación de una entrevista al obispo Williamson, uno de los afectados por la remisión, en la que éste ponía en duda el holocausto contra los judíos: «Que esta superposición de dos procesos contrapuestos haya sucedido y, durante un tiempo haya enturbiado la paz entre cristianos y judíos, así como también la paz dentro de la Iglesia, es algo que sólo puedo lamentar profundamente.»
Para aclarar su postura, el Papa señala en la Carta que «la excomunión afecta a las personas, no a las instituciones» y el objetivo de esta medida de «la remisión de la excomunión tiende al mismo fin al que sirve la sanción: invitar una vez más a los cuatro Obispos al retorno.» Eso no obstante, «el hecho de que la Fraternidad San Pío X no posea una posición canónica en la Iglesia, no se basa al fin y al cabo en razones disciplinares sino doctrinales. Hasta que la Fraternidad no tenga una posición canónica en la Iglesia, tampoco sus ministros ejercen ministerios legítimos en la Iglesia. Por tanto, es preciso distinguir entre el plano disciplinar, que concierne a las personas en cuanto tales, y el plano doctrinal, en el que entran en juego el ministerio y la institución.»
El Santo Padre añade en su carta que para separar más visiblemente la cuestión de las personas y el problema de las instituciones ha decidido que la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei», institución competente sobre las instituciones que proviniendo de la Fraternidad San Pío X o de agrupaciones similares, quieren regresar a la plena comunión con el Papa, se una a la Congregación para la Doctrina de la Fe.
Explicadas estas cuestiones, el Santo Padre hace un llamamiento a todos los obispos del mundo a contemplar estas medidas de la Iglesia con corazón generoso para «salir al encuentro del hermano que ‘tiene quejas contra ti’ (cf. Mt 5,23s) y buscar la reconciliación». Benedicto XVI finaliza su carta dando «las gracias de corazón a todos los numerosos Obispos que en este tiempo me han dado pruebas conmovedoras de confianza y de afecto y, sobre todo, me han asegurado sus oraciones. Este agradecimiento sirve también para todos los fieles que en este tiempo me han dado prueba de su fidelidad intacta al Sucesor de San Pedro. El Señor nos proteja a todos nosotros y nos conduzca por la vía de la paz. Es un deseo que me brota espontáneo del corazón al comienzo de esta Cuaresma, que es un tiempo litúrgico particularmente favorable a la purificación interior y que nos invita a todos a mirar con esperanza renovada al horizonte luminoso de la Pascua.»

Texto completo de la Carta

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39220 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).