El cardenal de Barcelona dedica su carta dominical a ensalzar el amor misericordioso de Dios

Con el título «Dios es misericordioso» el cardenal Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona, dedica su carta del próximo domingo a glosa el amor misericordioso de Dios que se ha mostrado en su Hijo Jesucristo y nos invita a la conversión: «Jesucristo llama a los pecadores –todos los hombres y mujeres- a la conversión cuando revela a Dios como Padre misericordioso. El camino hacia el Padre es un camino de auténtica conversión que incluye tanto un aspecto `negativo´ de liberación del pecado, como un aspecto `positivo´ de elección del bien». Ofrecemos a continuación el texto de la carta del cardenal de Barcelona:

«Dios es misericordioso»

La Cuaresma ha comenzado con este lema evangélico: “Conviértete y cree en el Evangelio”. La conversión cristiana es una decisión libre por la que una persona acepta a Jesucristo. El convertido acepta la totalidad de las verdades que el Señor enseñó a los hombres, su programa de vida, los valores morales que él predicó, las exigencias necesarias para vivir como hijos de Dios. La conversión también comporta el arrepentimiento de los propios pecados.
Jesucristo llama a los pecadores –todos los hombres y mujeres- a la conversión cuando revela a Dios como Padre misericordioso. El camino hacia el Padre es un camino de auténtica conversión que incluye tanto un aspecto “negativo” de liberación del pecado, como un aspecto “positivo” de elección del bien.
El hombre que se convierte abandona todo aquello que lo mantenía lejos de Dios, rompe con su autosuficiencia, como son sus idolatrías y su pecado. La conversión es por encima de todo una realidad personal. Acontece en la intimidad de la persona, en su encuentro con Dios, y comporta una profunda modificación de la orientación existencial que marca la conducta total de la persona.
Sin embargo, la conversión personal tiene una dimensión comunitaria. Quienes se convierten personalmente a Dios, movidos por la caridad fraterna, han de contribuir a la transformación de las estructuras de pecado y a la construcción de una nueva sociedad justa y más humana según el designio de Dios. Conviene recordar aquellas palabras de Pablo VI: “La verdad es que no hay humanidad nueva si no hay, en primer lugar, hombres nuevos con la novedad del bautismo y de la vida según el evangelio; esto es, hombres convertidos”.
La conciencia de pecado nos conduce a la conversión y a recibir el abrazo del perdón del Padre. En verdad, toda la vida cristiana es como una larga peregrinación hacia la casa del Padre, de quien cada día descubrimos su amor incondicional hacia toda criatura humana.
En el contexto cuaresmal de conversión y fidelidad al evangelio, debemos tener muy presente una bellísima página evangélica que nos habla de la misericordia de Dios, reflejada en la compasión y amor de un padre: se trata de la parábola del hijo pródigo. Consiste en un drama en dos actos. El primero habla del pecado del hombre: es la huída del hijo pequeño y la mezquindad del hijo mayor. Sin embargo, el segundo acto proclama la misericordia gratuita e infinita de Dios que perdona al hijo pequeño y comprende al hijo mayor. En esta historia de cada uno de nosotros con Dios vemos retratado nuestro pecado y el perdón divino.
El tiempo de Cuaresma es el tiempo propicio para hacernos más conscientes de nuestros pecados y para acercarnos más a Dios que quiere perdonar setenta veces siete, siempre que sea necesario. Porque Jesús ha venido a perdonar los pecados. Así lo anunció el ángel a san José: “Le pondréis por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados”. La conciencia de pecado, la conversión y el perdón de los pecados son realidad y expresión de crecimiento y de progreso humano y cristiano.

+ Lluís Martínez Sistach
Cardenal Arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Artículos
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.