El cardenal García-Gasco lamenta “la escasa moralidad de quienes se enriquecen injustamente a costa de los demás”

cardenalgarciagascoEl cardenal Agustín García-Gasco vincula en su carta de esta semana la crisis económica con la “crisis de valores” y lamenta, según ha difundido AVAN, que “la sociedad del bienestar resulte tan frágil como la escasa moralidad de quienes se enriquecen injustamente a costa de los demás”.
Según el purpurado, “cuando los intereses de pocos están en contradicción con el bien común, la lógica de la economía se resiente y se agudizan las crisis que acaban perjudicando a todos”.
En su carta, que titula “Crisis de valores: crisis económica” , el cardenal defiende que “el beneficio personal sólo verdaderamente es tal si con él se consigue un todavía mayor beneficio social”. Por el contrario, “cuando las cifras de la economía galopan alejadas de la realidad concreta de las personas, tarde o temprano aterrizan de modo abrupto”, ha precisado.
A este respecto, considera que “en muchos procesos de decisión económica y financiera se ha querido proponer como único horizonte una visión cuantitativa, cuando no especulativa del beneficio” y, con ello, se ha “olvidado dramáticamente” que los bienes y servicios “tienen por finalidad el bienestar de las personas, las familias y los pueblos”.
Ante esta situación, el purpurado invita en su carta a todas las asociaciones católicas “a que contribuyan activamente en estos momentos de especial dificultad”, teniendo presente que la economía “no es una cuestión de números sino de personas”. La complejidad del mundo contemporáneo “no debe tomarse como excusa para permanecer pasivos, sin buscar iniciativas que ayuden a vivir con dignidad y nos alejen del azote del paro, el hambre y la miseria”.
Recuerda el Cardenal en su carta cómo “cuando se anuncia la crisis del capitalismo, el magisterio de la Iglesia propone una serie de principios que se iluminan desde la centralidad de la persona humana” e invita a “comprometerse con un modelo de desarrollo económico-social al servicio de la dignidad de las personas, de las familias y de los pueblos”. Según el purpurado, “nunca es suficiente plantear el desarrollo desde un punto de vista exclusivamente técnico”.
De igual modo, el cardenal Agustín García-Gasco destaca la importancia de considerar a “todo ser humano como nuestro hermano”. La economía “tampoco puede vivir al margen de la creación de redes de verdadera confianza y de genuina solidaridad”, subraya el purpurado, que asegura que aunque “no existe ninguna ecuación para el valor de la confianza y la honestidad, la situación actual nos demuestra lo fácil que es pasar de la crisis de valores éticos a la crisis económica”.
En este sentido, advierte el Cardenal que “destruir la ética del comportamiento humano, cifrándolo todo exclusivamente en la legalidad, que acaba en el legalismo vacío, acarrea algunas de las tristes consecuencias que estamos sufriendo”.
Al término de su carta, el cardenal aplaude la actitud de aquellas personas que “con claro sentido de la responsabilidad, del bien y del mal, no relativizan sus conductas y decisiones” porque “nos benefician a todos”.
Por otra parte, con ocasión del Día de la Mujer Trabajadora, que se celebra el próximo domingo, 8 de marzo, recuerda también “lo alejada que está la realidad española de los derechos teóricos, y el elevado coste que muchas mujeres sufren en su vida personal por la escasa conciliación del ámbito laboral y familiar”. Por ello, anima a los centros católicos y a aquellos cristianos en puestos de dirección a “esforzarnos por ser una luz real para las nuevas sendas del siglo XXI”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).