El arzobispo de Tarragona dedica su carta de la próxima semana al Apóstol S. Pablo

mnpujolCon el título «Pablo, apóstol de nuestro pueblo», Mons. Jaume Pujol, arzobispo de Tarragona, dedica al Apóstol de las Gentes, su carta del próximo domingo, en la que extrae enseñanzas concretas para la vida cristiana de sus feligreses. A continuación ofrecemos el texto completo de la carta de Mons. Pujol:

Coincidiendo en parte con el Año de San Fructuoso, la Iglesia de Tarragona celebra, en este caso junto con la Iglesia universal, el Año de San Pablo, que terminará el día de su fiesta litúrgica, el 29 de junio. El apóstol encargado por voluntad divina de extender el Evangelio entre las naciones, fue un viajero infatigable deseoso de fundar comunidades cristianas en el mundo pagano. Así, San Pablo comenzó su misión en Antioquia de Siria, donde por primera vez evangelizó a los griegos y donde se acuñó el nombre de cristianos para designar a los creyentes en Cristo. Desde allí pasó en un primer momento a Chipre y luego, en diversas ocasiones, a las regiones de Asia Menor (Pisidia, Licaonia, Galacia), y después a las de Europa (Macedonia, Grecia). Más importantes fueron las ciudades de Éfeso, Filipo, Tesalónica, Corinto, sin olvidar Atenas y Mileto.
A los romanos que vivían en la cabeza del Imperio o estaban en sus colonias, dirigió una de sus epístolas. En ella les confía su deseo de verles de paso a la península Ibérica: “Espero visitaros de paso para Hispania…”(Rm 15, 24) y al recabar ayuda material para realizar este viaje, insiste: “Pasando por vuestra ciudad, me encaminaré a Hispania” (Rm. 15,28). No cabe duda, pues, de los deseos del apóstol de venir a nuestra tierra y san Pablo no era de los que se vuelven atrás cuando tomaba una decisión.
En un documento magisterial, titulado precisamente “Pablo, apóstol de nuestro pueblo”, los obispos de Catalunya presentan la figura del heraldo de Cristo y argumentan la probabilidad de que hiciera el viaje y, en tal caso, de que desembarcara en Catalunya, seguramente en Tarraco, capital de la provincia oriental, lo cual estaría en consonancia con la práctica paulina de dirigirse a ciudades grandes, generalmente costeras y comerciales, cuando visitaba nuevos países.
Aparte de la cita de la carta a los Romanos hay variadas pruebas de que Pablo pudo estar en nuestras tierras. Se pusieron de manifiesto en el congreso de especialistas en la vida del apóstol celebrado en Tarragona, y entre ellas destaca la Carta del papa Clemente, del siglo I, cuando nos dice que Pablo llegó “a los límites de Occidente”. La autoridad papal y la cercanía cronológica con los hechos son un especial argumento de credibilidad.
Sea como sea, la carta de los obispos de Catalunya no pretende tanto que nos ufanemos de la visita de un gran hombre, sino de que saquemos consecuencias del hecho de ser una Iglesia de raíces apostólicas. Si Catalunya es un pueblo milenario, su cristianismo es bimilenario.
Esto debe llevarnos a asumir la responsabilidad de Iglesia madre, de comunidad heredera de aquella que recibió muy pronto la semilla del Evangelio, y que fructificó hasta el punto de que dos siglos más tarde existía ya una comunidad floreciente con su obispo y diáconos, cuya memoria martirial hemos tenido el gozo de celebrar recientemente.
† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo de Tarragona

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).