El P. Lombardi explica a los delegados diocesanos de Medios las claves para una buena comunicación

pplombardi2606081El jesuita padre Federico Lombardi, director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, de Radio Vaticano y del Centro Televisivo Vaticano, pronunció ayer la conferencia inaugural sobre “Los medios de comunicación católicos: la experiencia comunicativa de la Santa Sede” en la Asamblea de Delegados Diocesanos de Medios de Comunicación Social, celebrada ayer en la sede de la Conferencia Episcopal Española (CEE) bajo el título ‘Infoética: por una comunicación social a la medida de la dignidad humana’.
Partiendo de que “la Iglesia desde siempre es comunicadora”, el padre Lombardi dijo, según informa Análisis Digital, que no hay que tener una “actitud temerosa o prejuicios negativos” sino que “hay que aprovechar las posibilidades apostólicas de los medios de comunicación” para anunciar el Evangelio y el mensaje de la Iglesia así como para construir una colaboración eclesial.
Para el P. Lombardi, la misión y la tarea responsables de los medios católicos deben tener como fundamento los problemas del hombre desde la perspectiva evangélica y los acontecimientos de la vida humana relacionados con el desarrollo de la Justicia, la Paz, el crecimiento espiritual… “No sólo –puntualizó- tienen que difundir información eclesial”.
A parte de ello, invitó a escuchar las propuestas de los jóvenes sobre los nuevos medios de comunicación sin tener miedo a la rapidez con que se difunde el mensaje y a conservar, a la vez, la continuidad de los medios tradicionales, dando imagen de integración de los servicios. Con todo, el director de la Oficina de prensa de la Santa Sede enumeró los servicios que ha de prestar la Iglesia en lo que se refiere a los medios de comunicación, entre los que citó la verdad y la objetividad con una información no guiada por intereses políticos o económicos; la visión de la realidad sin excluir a Dios; el servicio a la justicia, con informaciones sobre los más pobres, las guerras olvidadas o los desequilibrios entre norte y sur; o el servicio para la paz, fomentando la comprensión y el diálogo entre los pueblos.

Sobre el caso Williamson y los Lefebvrianos

Hablando de la importancia de la claridad y la verdad en la comunicación de crisis, se dirigió a los delegados diocesanos de medios y a los periodistas invitados y les recomendó que cuenten con documentos completos y amplia información para valorar las noticias que “para que no surjan informaciones falsas” y abogó por llevar la batuta de la comunicación “lanzando los mensajes que apremian a la Iglesia”.
Sobre el ‘caso Lefebvre’, explicó que la palabra ‘excomunión’ es en la actualidad un término “difícil de entender” y que “suscita fantasmas de la Inquisición” o “fuertes emociones”, por lo que invitó a “ser claros y veraces” ante preguntas difíciles para no caer en contradicciones.
Esto no exime a los portavoces, destacó, de tener la cualidad de la discreción y la prudencia ante la comunicación de crisis, momentos en los que nunca se ha de faltar a la verdad. “No hay nada por que pensar que se puede mejorar la situación negando la verdad”, aseguró. Además, señaló que la respuesta ha de ser rápida “para que durante la tempestad no surjan informaciones falsas” y que, si esto no ocurre, los periodistas no deben desarrollar hipótesis o conjeturas.
Ya en el turno de preguntas, el padre Lombardi aprovechó para constatar que en toda comunicación de crisis se obtiene un resultado positivo y señaló que del ‘caso Lefebvre’, en el que la Iglesia reconoce errores de comunicación, se puede considerar que a los católicos les ha quedado más claro lo que la Iglesia pide a los seguidores de Lefebvre. La intención, que insistió ha sido “positiva”, ha sido la de quitar obstáculos de cara a la verdadera unión con la Iglesia. “En ningún caso, declaró, se ha intentado echar por tierra el Concilio Vaticano II”.
Según Lombardi, el problema llegó a raíz de que coincidieran en el tiempo dos hechos diferentes: la publicación del Decreto contra el holocausto para recuperar las relaciones con un grupo –y que conllevaba el levantamiento de la excomunión- y las declaraciones de una persona concreta –Willamson-. “Ha sido –dijo- una coincidencia dramática” y tachó las palabras de uno de los cuatro obispos ordenados por Lefebvre de “inaceptables”.
El encuentro fue inaugurado con unas palabras del presidente de la Comisión Episcopal de Medios, monseñor Juan del Río, acompañado por el obispo auxiliar de Oviedo, monseñor Raúl Berzosa, y el obispo de Lleida, monseñor Joan Piris, ambos miembros de la comisión. En el acto estuvo presente el nuncio de Su Santidad en España, monseñor Manuel Monteiro de Castro, y el secretario general de la CEE y obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino.
Monseñor Juan del Río, en la presentación de la asamblea, que definió como “espacio de reflexión y de intercambio de experiencias”, habló de la necesidad de abrir el campo de la infoética, “que humanice el mundo de la información y ayude a los profesionales a levantar el ‘vuelo’ sobre desafueros que dañan la profesión periodística”, entre los que citó: vulgaridad, materialismo consumista, relativismo ético, ‘esclavitud’ de las audiencias, distorsión de la realidad, manipulación ideológica e imperio de la violencia.

Texto completo de la Conferencia “Los medios de comunicación católicos: la experiencia comunicativa de la Santa Sede”

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37369 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).