El cardenal Bertone reafirma la fundamentación de los derechos humanos en la Ley Natural

mons-bertoneInvitado por el Episcopado español y ante la mayoría de los obispos, presididos por el cardenal Rouco Varela, y una nutrida representación de la vida cultural, social y política del país, el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, pronunció ayer en la sede de la Conferencia Episcopal Española una conferencia titulada Los derechos humanos en el magisterio de Benedicto XVI en la que defendió la dignidad y la vida del ser humano «desde su concepción hasta su ocaso natural», pidiendo para la misión de la Iglesia en el mundo –defensora de la dignidad humana y sus derecho inalienable, la «misma actitud de respeto y autonomía» que ella muestra hacia los poderes políticos.En su luminosa conferencia, pronunciada en español, el cardenal negó, según ha difundido el portal Analísis Digital, que exista una «injerencia indebida» de la Iglesia en la actividad legislativa, «propia y exclusiva del Estado», cuando aquella se pronuncia sobre problemas morales, sino que lo que hace la Iglesia es afirmar , los grandes valores de la vida humana y su dignidad, recogidos por cierto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos que nacieron, puso de manifiesto, en el seno de la cultura europea occidental de “indudable matriz cristiana”.Recordando las distintas comparecencias de los últimos Papas ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el cardenal Bertone afirmó que la Justicia sólo puede alcanzarse con un previo respeto a los Derechos Humanos y a la dignidad natural de cada persona «con independencia de la fase de su vida en que se encuentre”. Igualmente reiteró que la vida familiar está fundada sobre «el matrimonio de un hombre y una mujer, unidos por un vínculo indisoluble, libremente contraído». Compete a los padres, «por derecho natural», la primera tarea educativa, ha asegurado, y deben ser respetados en «el derecho a elegir la educación para sus hijos acorde con sus ideas y, en especial, según sus convicciones religiosas».En relación con la enseñanza confesional de la religión en los colegios públicos, señaló –de acuerdo, por cierto, con una reciente sentencia del Tribunal Supremo de España- que resulta «acorde con el principio de laicidad», pues «no supone adhesión ni, por tanto, identificación del Estado» con sus dogmas y moral, además de ser voluntaria. Libertad religiosaEl cardenal Bertone se refirió también a la libertad religiosa como derecho «primario e inalienable», y condición «primera e indispensable» para la paz. «Querer imponer, como pretende el laicismo, una fe o una religiosidad estrictamente privada es buscar una caricatura de lo que es el hecho religioso», subrayó. Así, el Estado «no puede impedir la práctica pública de la religión sobre todo cuando la libertad religiosa contribuye de forma decisiva a la formación de ciudadanos auténticamente libres». El Estado democrático, añadió, ha de reconocer la libertad religiosa y crear las condiciones para su efectivo y pleno ejercicio y ser «absolutamente neutral» respecto a todas las confesiones. Esta igualdad, sin embargo, no significa «uniformidad», pues hay que tener en cuenta sus peculiaridades y arraigo cultural e histórico.Habló también a los derechos humanos como valores «verdaderamente supranacionales» pues están «por encima de la política y también por encima del Estado-nación», por lo que «ninguna minoría ni mayoría política»puede cambiarlos. «La comunidad humana está llamada a ir más allá de la mera justicia, manifestando su solidaridad a los pueblos más pobres, con la preocupación de una mejor distribución de la riqueza, sobre todoen tiempos de grave crisis económica», apostillóFamilia y vidaEl cardenal Bertone reiteró igualmente que la vida familiar está fundada sobre «el matrimonio de un hombre y una mujer, unidos por un vínculo indisoluble, libremente contraído». Compete a los padres, «por derecho natural», la primera tarea educativa y deben ser respetados en «el derecho a elegir la educación para sus hijos acorde con sus ideas y, en especial, según sus convicciones religiosas». Uno de los aspectos más esclarecedores de la conferencia lo ofreció el cardenal Bertone cuando afirmó que cuando el Magisterio de la Iglesia habla de los derechos humanos, no se olvida de fundarlos en Dios “fuente y garantía de todos los derechos” ni tampoco se olvida de enraizarlos en la ley natural. “La fuente de los derechos –afirmó- no es nunca un consenso humano, por notable que sea…” En este punto recordó el mensaje de Benedicto XVI con ocasión de la Jornada Mundial de la Paz en 2007 en el que enseñó que el reconocimiento y el respeto de la ley natural son también hoy la gran base para el respeto entre los creyentes y los no creyentes. “La ley natural interpela nuestra razón y nuestra libertad porque ella misma es fruto de la verdad y de la libertad: la verdad y la libertad de Dios… la sociedad tiene necesidad de reglas acordes con la naturaleza humana, pero también tiene necesidad de relaciones fraternas”, indicó. A propósito de los derechos humanos que se reconocen, el cardenal Bertone puso el dedo en la llaga de uno de los grandes males de nuestro tiempo al afirmar que hay un proceso continuo y radical de redefinir los derechos humanos individuales en temas muy sensibles y esenciales, como la familia, los derechos del niño y de la mujer, etc. Y a este propósito afirmó que “debemos insistir en que los derechos humanos están por encima de la política y del Estado-nación porque son verdaderamente supranacionales. ConclusiónComo conclusión afirmó que el futuro de la humanidad no puede depender del simple compromiso político sino que debe ser consecuencia del reconocimiento de la dignidad de la persona humana, hombre y mujer, con el fin de crear las condiciones adecuadas para una vida realizada en plenitud en la sociedad en la que vive… “El compromiso de la Iglesia por los derechos humanos –dijo finalmente- tiene razones precisas e inherentes a su propia misión; se inscribe en la solicitud de la Iglesia por el hombre en su dimensión integral. Podríamos decir que el motivo último y fundamental por el cual la Iglesia se interesa por los derechos humanos, es de orden ético y religioso”

Texto completo de la Conferencia del Cardenal Bertone

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).