Un anciano de 80 años y con muletas, voluntario

Un anciano de 80 años de edad y que necesita dos muletas para caminar, Enrique Moragues, acude semanalmente desde hace dieciocho años como voluntario al Centro Penitenciario de Picassent, así como a la sede de la fundación Arzobispo Miguel Roca-Proyecto Hombre Valencia para ayudar a reclusos y toxicómanos, según ha difundido la agencia AVAN.
Moragues es “el voluntario de mayor edad” de Proyecto Hombre Valencia y el que “lleva más tiempo colaborando”, según han señalado a la agencia AVAN fuentes de la entidad benéfica.
En la actualidad, el anciano cocina todos los miércoles para las más de veinte mujeres de la residencia para la deshabituación de las drogas de Proyecto Hombre Valencia, así como para el centenar de hombres del centro de día de la entidad.
Al salir de la sede de la fundación, sita en la calle Esteban Pernet, 1 de la capital valenciana, Moragues se dirige en su propio vehículo hacia el Centro Penitenciario de Picassent, donde colabora en talleres de manualidades para los reclusos del módulo 1, donde Proyecto Hombre mantiene una unidad terapéutica.
En años anteriores, Moragues, que ha realizado cursos de formación de voluntariado en Proyecto Hombre, ha desarrollado también labores de mantenimiento, de “primera toma de contacto” con los usuarios, de acompañamiento en convivencias de fin de semana e incluso “he hecho turnos de noche” en distintos centros de la entidad en Alzira, Alaquàs, Pobla de Vallbona y Valencia, según ha indicado el propio voluntario.
Asimismo, el anciano escribe poesías para los reclusos del Centro Penitenciario de Picassent y para los usuarios de Proyecto Hombre, ya que “la realidad de estos chavales es muy dura y con amabilidad y una sonrisa todo es más llevadero en la vida”, ha asegurado a AVAN.
Moragues ha realizado también teatro en Proyecto Hombre, “una actividad que ya había hecho antes como catequista para los chavales de Confirmación de la parroquia y sé que es algo que gusta mucho”, ha explicado.
Enrique Moragues comenzó a colaborar en Proyecto Hombre tras jubilarse como empleado de una empresa de riego agrícola. “Había trabajado muy duro durante toda la vida y sentía la necesidad de hacer algo por los demás desinteresadamente”, ha recordado. El párroco de Corbera “comentó una vez que había la posibilidad de ser voluntario en Proyecto Hombre, y me decidí”, ha precisado.
El anciano, que había sufrido en años anteriores una “grave lesión de espalda crónica”, inició su voluntariado en Proyecto Hombre “con una muleta y, desde que hace unos años la situación empeoró, tengo que caminar con dos”. No obstante, “el dolor y los obstáculos se superan mejor con optimismo y tratando de ayudar a los demás”, ha asegurado Moragues, que ha añadido que “mi fe católica también me ayuda mucho en todo ello”.
A Moragues, que está casado y tiene dos hijos, le acompañaba su mujer en sus primeros años como voluntario. Ahora “ella se queda en casa, aunque me ayuda a comprar la comida que luego cocino para los usuarios y me anima mucho a venir”.
Enrique Moragues recibió hace unos años como reconocimiento la “Llave de Proyecto Hombre Valencia” por su labor como voluntario. Además, los beneficiarios, voluntarios y trabadores de la entidad “me organizan fiestas de cumpleaños” e incluso “varios usuarios me han invitado a sus bodas”.
Su colaboración en Proyecto Hombre “es un regalo de Dios para mí, algo que me llena y que me da mucha alegría”, ha señalado.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39186 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).