La unidad en Cristo lleva paz entre las naciones

«La unidad que Dios da a su Iglesia es fermento de fraternidad incluso a nivel social, en las relaciones entre las naciones y para toda la familia humana». Lo dijo el Papa en la celebración de las vísperas de la solemnidad de la conversión de san Pablo, que cerró la Semana de Oración por la Unidad entre los cristianos. Durante la celebración, llevada a cabo en la Basílica romana de san Pablo Extramuros, en la que participaron muchos representantes de otras iglesias y comunidades eclesiales, Benedicto XVI explicó que «Dios promete a su pueblo una nueva unidad, que debe ser signo e instrumento de reconciliación y de paz a nivel social, para todas las naciones». Al tener delante el horizonte de la plena unidad, el camino del diálogo ecuménico, de acuerdo al Papa, debe valorar lo que se ha adquirido en estos años y «encontrar nuevos caminos para continuar las relaciones entre las Iglesias y comunidades eclesiales en el contexto actual». La unidad pide una conversión, continúa Benedicto XVI, cual dono de Cristo resucitado. Y es la resurrección de Cristo, anunciada por san Pablo, que «extiende» el perímetro de la unidad: no sólo unidad de las tribus de Israel, sino también de los judíos y paganos, de la humanidad dispersa por el pecado y «aún mayor unidad entre todos los creyentes en Cristo».

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).