El Papa pide un uso de Internet que promueva la búsqueda de la verdad, el bien y la belleza

papainfanciaLa Jornada Mundial de los enfermos de lepra, la Caravana de la paz de los jóvenes de Acción Católica, la nueva iniciativa del Vaticano en el mundo de la información a través de Internet, y la conversión de san Pablo, han sido los temas principales de la oración mariana del Ángelus de este domingo 25 de enero, memoria precisamente de la conversión del apóstol de los gentiles, según ha difundido Radio Vaticano.
El Santo Padre ha recordado que hoy tiene lugar la Jornada Mundial de los enfermos de lepra, iniciada hace 55 años por Raoul Follerau, una enfermedad a la que la Iglesia siempre ha prestado una atención particular, como lo demuestra el mensaje difundido hace algunos días por el Pontificio Consejo de la Pastoral para la Salud.
“Me alegra que las Naciones Unidas, con una reciente declaración del Alto Comisariato para los Derechos Humanos, hayan solicitado a los Estados la tutela de los enfermos de lepra y sus familiares. Por mi parte, les aseguro mis oraciones y renuevo mi aprecio y animo por quienes luchan con ellos para lograr la plena curación y una buena inserción social”.
Hoy también Benedicto XVI ha recordado que los pueblos de distintos países de Asia oriental se preparan a celebrar el fin de año lunar, y con este motivo el Papa ha querido desearles que vivan esta fiesta con júbilo, porque “la alegría es la expresión del estar en armonía con uno mismo: y ello solo puede derivar de estar en armonía con Dios y con su creación. “Que la alegría –ha deseado el Santo Padre- siempre esté viva en los corazones de todos los ciudadanos de esas naciones y que se irradie por todo el mundo”.
Un saludo particular ha dirigido también el Papa a los muchachos de Acción Católica de Roma, que junto a algunas parroquias y escuelas de la ciudad han dado vida hoy a la tradicional ‘Caravana de la Paz’. El Santo Padre ha manifestado su agradecimiento a todos ellos por su fidelidad al compromiso por la paz, “un compromiso –ha añadido Benedicto XVI- formado no sólo de palabras, sino de elecciones y de gestos”. En este contexto, el Pontífice y dos chicos de Acción Católica han liberado, desde la ventana del apartamento pontificio, dos palomas, símbolo de la paz.
Y en sus palabras en inglés el Papa se ha referido al nuevo canal del Vaticano en You Tube porque el uso “sensato” de las nuevas tecnologías informáticas “promueve la búsqueda de la verdad, lo bueno y la belleza, superando distancias geográficas y divisiones étnicas”. El Santo Padre ha manifestado su esperanza de que esta nueva iniciativa de la Santa Sede “pueda enriquecer a un amplio número de personas, incluidas aquellas que aún buscan una respuesta a sus deseos espirituales”.
De hecho desde el viernes Vaticano dispone de su propio canal en YouTube, la principal comunidad de vídeos online del mundo, donde se pueden encontrar breves noticias en vídeo sobre las actividades del Papa y los acontecimientos del Vaticano en español, inglés, alemán e italiano.
Pero hoy, 25 de enero, memoria de la conversión de san Pablo, el Papa ha retomado, durante el Ángelus, esta feliz coincidencia, especialmente en este año paulino, gracias a la cual podemos comprender el verdadero significado de la conversión evangélica contemplando la experiencia del apóstol. Un tema del que el Santo Padre ha hablado ampliamente en esta cita dominical.
“En el caso de Pablo, algunos prefieren no usar el término ‘conversión’ porque –advierten- él ya era creyente, incluso judío ferviente, y por lo tanto no pasó de la incredulidad a la fe, de los ídolos a Dios, ni debió abandonar la fe judía para adherir a Cristo. En realidad, la experiencia del apóstol puede ser modelo de cada auténtica conversión cristiana”.
Benedicto XVI se ha referido ampliamente a la conversión de Pablo, enlazándola con la nuestra, porque la auténtica conversión consiste en “creer en Jesús muerto y resucitado y abrirse a la iluminación de su gracia divina. “En ese momento –ha añadido el Papa- Saulo comprendió que su salvación no dependía de la realización de buenas obras conforme a la ley, sino del hecho de que Jesús ‘se ha ofrecido a sí mismo por mí’, muriendo sobre la cruz, y resucitado vive conmigo y en mí. Confiándome a la potencia de su perdón y dejándome tomar de la mano por Él, puedo salir de las arenas movedizas del orgullo y del pecado, de la mentira y de la tristeza, del egoísmo y de cualquier falsa seguridad, para conocer y vivir la riqueza de su amor”.
Además el Pontífice ha resaltado que esta invitación a la conversión resuena hoy, como conclusión de la Semana de Oración para la Unidad de los Cristianos, particularmente importante también en el aspecto ecuménico.
“No he alcanzado mi meta – escribe Pablo a los Filipenses -, no he llegado a la perfección; pero me esfuerzo en apresurarme a conquistarla, porque también yo he sido conquistado por Jesucristo. Ciertamente, nosotros los cristianos no hemos conseguido todavía la meta de la plena unidad, pero si nos dejamos constantemente convertir por el Señor, la alcanzaremos”.
Tras el rezo mariano el Papa ha saludado en distintas lenguas a los miles de peregrinos presentes en la Plaza de san Pedro. Y como siempre les ofrecemos sus palabras en español:

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los fieles de las parroquias de San Bartolomé, San Andrés y Nuestra Señora de los Ángeles, de Murcia, presentes en esta oración mariana. La invitación a la conversión y a la fe en el Evangelio, que Jesús proclamó al comienzo de su ministerio público, no ha perdido su actualidad y nos recuerda que también nosotros estamos llamados a dejar todo lo que sea contrario a nuestra condición de discípulos del Señor y a identificarnos cada vez más con sus sentimientos. Que a ello nos ayude el ejemplo del Apóstol san Pablo, que acogió con docilidad la Palabra de Cristo y la puso en práctica con fidelidad y coherencia. Feliz domingo.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).