Octavario de Oración por la Unidad de los cristianos

ecumenismoCon el tema ‘Estarán unidas en tu mano’, se está celebrando en todo el mundo cristiano el Octavario de oración por la unidad de los cristianos (18-25 de enero).
La Semana de este año se inspira en la segunda visión del profeta Ezequiel, y fue preparada por un comité ecuménico coreano. En su visión, Ezequiel vio dos trozos de madera, que simbolizaban la división de Israel en los dos reinos del norte y del sur. En los pedazos de madera estaban escritos los nombres de las doce tribus de Israel, y luego los trozos se reunieron para reconstruir la unidad. Para Ezequiel esto significaba una invitación al pueblo dividido por el pecado a reencontrar la unidad en la celebración de la alianza con Dios. Dios habría luego purificado al pueblo y quitado la fuente de las divisiones. El nacimiento de esta nueva realidad habría dado esperanza a las naciones, es decir, a todos los otros pueblos. Los textos de las oraciones y de las reflexiones son redactados por un comité ecuménico representante de la Iglesia Católica y del Concejo Ecuménico de las Iglesias. Los textos son usados luego por todas las Iglesias que participan en la iniciativa.

EL CAMINO DE LA UNIDAD
La iniciativa de una octava de oración por la unidad de los cristianos y la unidad visible de la Iglesia nació en 1908 del trabajo del reverendo Paul Wattson, de Graymoor, cofundador de la Sociedad de la Expiación (Society of the Atonement). Desde entonces, la semana se volvió una cita anual del movimiento ecuménico, que busca reconstruir la unidad entre los creyentes en Cristo. Desde aquella primera semana convocada por Watson hasta el presente, el camino ha cubierto etapas felizmente superadas y ha vencido obstáculos que parecían insalvables. Las diversas Iglesias y Comunidades eclesiales se han ido incorporando a esta larga marcha de plegarias y oraciones por la recuperación de la unidad visible perdida de la Iglesia, y la oración intensa y ferviente del Octavario es hoy patrimonio de todas las confesiones cristianas.
El Movimiento ecuménico, que tiene su punto de partida en la asamblea de Edimburgo en 1910 y condujo a la creación del Consejo Ecuménico de las Iglesias en 1948, se vio ampliamente enriquecido con la contribución propia del ecumenismo católico desde los años sesenta del pasado siglo, gracias al gran impulso que recibió del Vaticano II. Al lado del ecumenismo misionero de Edimburgo surgieron otras corrientes, que aunaron esfuerzos por la unidad mediante la anhelada convergencia doctrinal en la fe común y en el testimonio de los cristianos en el mundo. El ecumenismo teológico arroja al presente un notable avance, que hemos de agradecer con humildad a la misericordia de Dios. Junto al diálogo teológico el ecumenismo pastoral ha ayudado a Iglesias y Comunidades eclesiales a aunar esfuerzos por un mejor servicio al pueblo de Dios y una mejor articulación de la presencia pública de la Iglesia en la sociedad contemporánea. Todo ello está redundando en beneficio de la nueva evangelización que las sociedades de nuestro tiempo esperan de la Iglesia.
Fruto del diálogo teológico entre las grandes confesiones cristianas es el reciente documento de la Comisión mixta de Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa «Comunión eclesial, conciliaridad y autoridad», del pasado 13 de octubre de 2007, en el cual católicos y ortodoxos han llegado a un primer principio de acuerdo sobre el primado del Papa («el primero de los Obispos»), que necesitará todavía mucha reflexión antes de que se pueda hablar de acuerdo pleno en un tema tan determinante para la recomposición de la unidad visible de la Iglesia. Con todo, el documento es un don del Señor a la Iglesia, que llega cuando se cumple el primer aniversario del viaje de Benedicto XVI a la sede de Constantinopla, del Patriarca Ecuménico.
Ya en el campo más específicamente pastoral y del testimonio, la III Asamblea Ecuménica Europea de Iglesias, celebrada en Sibiu (Rumanía), del 4 al 9 de septiembre de 2007, ha constituido un notable éxito ecuménico gracias a la labor de las dos grandes plataformas eclesiales que han organizado la asamblea: el Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) y la Conferencia de Iglesias de Europa (CIE). La primera agrupa a las Conferencias episcopales católicas y la segunda a las Iglesias y Comunidades eclesiales no católicas. Esta tercera asamblea europea de Iglesias tuvo por lema «La luz de Cristo ilumina a todos». Celebrada después de las asambleas de Basilea (1989) y Graz (1997), la convocatoria de Sibiu ha querido proyectar la luz de Cristo sobre los pueblos y naciones de Europa, que lentamente se alejan de la tradición cristiana. Se trata de una preocupación por Europa que no quiere dejar de tener muy en cuenta la situación global del mundo y la búsqueda de Dios de las grandes religiones.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39186 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).