La Iglesia en Bolivia promueve el diálogo

El próximo 25 de enero se llevará a cabo la consulta sobre la nueva constitución, aprobada por los diputados de Bolivia, la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Boliviana emitió el 8 de enero un comunicado en el que toma distancia de algunas iniciativas de asociaciones autodenominadas cristianas.
En medio de un ambiente muy crispado y crítico, de ataques contra la Iglesia católica, los obispos exhortan más bien al entendimiento y al diálogo y piden al pueblo que estudie bien el proyecto de la nueva carta magna y a los católicos que reflexionen, como bautizados, empeñados por tanto en el proyecto de Jesús.

El comunicado de la Conferencia Episcopal aclara a la opinión pública nacional que «la Iglesia católica no es miembro de la denominada Asociación de Iglesias Cristianas e Iglesias Re-Unidas (IU), ni forma parte de las campañas publicitarias que en los últimos días estas asociaciones han venido promoviendo, a través de spots televisivos acerca de la propuesta de la nueva Constitución Política del Estado».
Los obispos «han ofrecido anteriormente varias reflexiones sobre la nueva Constitución defendiendo los principios y valores de convivencia general, manifestando sus propuestas a la Asamblea Constituyente y analizando el texto aprobado en Oruro».
Hace un llamamiento «a los líderes sociales y políticos a no ahondar en divisiones, ni generar pugnas o enfrentamientos entre bolivianos, a través de mensajes y campañas que recurren a la guerra sucia y dañan la dignidad de la persona humana».

A los medios de comunicación y comunicadores recuerdan los pastores «su importante rol de información y orientación ciudadana, que en este tiempo de campaña, debe contribuir a un clima de serenidad, sentido crítico y responsable, sobre la base de una información veraz».

www.zenit.org

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).