Bendición Urbi et Orbi de Benedicto XVI

La gracia salvadora de Dios puede cambiar el mal en bien y transformar el corazón del hombre. Es el significado central de la Navidad, reafirmado por Benedicto XVI en el mensaje Urbi et Orbi (a las ciudades y al mundo) en la plaza de San Pedro. Que la luz de la paz se difunda en el Líbano, en Irak y el Oriente Medio para que el diálogo y las negociaciones acaben con la violencia. El Papa habló de África y las difíciles situaciones en Zimbabwe, en la región del Kivu, en Darfur, en Somalia. En donde la dignidad y los derechos son atropellados, en donde los egoísmos prevalecen por encima del bien común, donde el odio y la explotación corren el riesgo de sobresalir, ahí debe brillar la luz de la Navidad. Si cada uno piensa solo en los propios intereses, el mundo se encamina a la ruina. Después del mensaje, Benedicto XVI saludó a los fieles presentes en 64 lenguas, comenzando por el italiano y terminando con el latín. A todos les impartió la bendición Urbi et Orbi.

Benedicto XVI: “Sancti Apostoli Petrus et Paulus, de quorum potestate et auctoritate confidimus, ipsi intercedant pro nobis ad Dominum. R./ Amen. Precibus et meritis beatæ Mariae semper Virginis, beati Michaelis Archangeli, beati Ioannis Baptistæ et sanctorum Apostolorum Petri et Pauli et omnium Sanctorum misereatur vestri omnipotens Deus et dimissis omnibus peccatis vestris, perducat vos Iesus Christus ad vitam æternam. R./ Amen. Indulgentiam, absolutionem et remissionem omnium peccatorum vestrorum, spatium verae et fructuosae pænitentiæ, cor semper pænitens et emendationem vitae, gratiam et consultationem sancti Spiritus et finalem perseverantiam in bonis operibus, tribuat vobis omnipotens et misericors Dominus. R./ Amen. Et benedictio Dei omnipotentis: + Patris et Filii et Spiritus sancti descendat super vos et maneat semper. R./ Amen”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37453 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).