Solivella, 275 años del voto al Sagrado Corazón


Mons. Jaume Pujol           Han sido innumerables las veces que en el curso de mis viajes he atravesado Solivella, casi un paso obligado entre las comarcas de Tarragona y de Lleida. En tantas ocasiones he admirado la personalidad histórica de este pueblo agrícola de la Conca de Barberà con sus viñedos, cambiantes de color según la temporada.

Este lunes, 10 de septiembre, como el pasado 10 de junio, mi visita a Solivella tiene un motivo gozoso que honra a la Iglesia de Tarragona: la celebración del 275 aniversario del Voto que hizo el pueblo al Sagrado Corazón de Jesús, devoción en la que fue pionero en nuestra archidiócesis.

Con motivo de este aniversario, deseo felicitar al rector de Solivella, Mn. Pere Fibla, y a las autoridades municipales que se unen a la fiesta que comenzará hoy con una misa solemne y ofrenda floral ante la imagen de la Virgen de la fachada de la parroquia, y terminará por la tarde con la procesión con el Santísimo Sacramento que llevaremos por las calles de la población.

Ligado al voto de pueblo, que se hizo para implorar salvación ante una epidemia mortal, Solivella y su devoción al Sagrado Corazón de Jesús, tienen tres Privilegios que le fueron concedidos, uno por el Papa, el segundo por el Rey y el tercero por el Arzobispo. Los documentos, con marco de plata, se conservaron con cariño junto al altar mayor, hasta que fueron destruidos en una de las guerras, en 1835.

Con satisfacción he accedido a la petición de las autoridades de rehacer el documento episcopal, con la esperanza de que se consigan también los otros dos Privilegios en fechas próximas.

Celebrar 275 años del voto popular al corazón de Jesús tiene un significado muy especial. Es una prueba de que la fe se ha transmitido de generación en generación. Al redactar mi voto reconstruido pienso no solo en este pasado de fe, sino también en el futuro. Ojalá seamos capaces de transmitir a otros las enseñanzas que nosotros recibimos de nuestros mayores. No será solo un adorno, un hecho costumbrista, sino el mejor legado que podremos dejar a quienes nos sucedan.

La del Sagrado Corazón es una devoción muy importante en la vida cristiana, porque tiene por objeto directo el amor de Jesucristo por nosotros, hasta ser capaz de entregarse a la pasión y muerte por nuestra salvación.

A Jesús, presente en el sagrario y en la custodia, y a la Virgen del Tallat, tan próxima, pido hoy especialmente por el pueblo de Solivella y por toda la Iglesia de Tarragona.

 

† Jaume Pujol Balcells

Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado
imprimir
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies