¡Felices vacaciones!


Mons.  Julián Barrio            Les deseo unos merecidos días de vacaciones. La preocupación de Jesús por el descanso de sus apóstoles nos ayuda a encontrar sentido a nuestro descanso que no es un lujo, ni es un capricho, sino una necesidad. El engranaje de nuestra vida normal del trabajo y de las preocupaciones de cada día, muchas veces nos impiden el ir al fondo de la realidad que vivimos. Quedamos como aprisionados en este tejido de ocupaciones, de relaciones y de necesidades que constituyen el afán cotidiano. Las vacaciones nos permiten mirar nuestra vida con mayor perspectiva, siendo un espacio de silencio, de silencio interior sobre todo, que nos ayude a hacer un discernimiento sereno sobre nosotros mismos.

En el día a día las tareas no son pocas y las tensiones que a veces se generan son muchas. En este sentido es necesario disponer de unos días para dar descanso a nuestra capacidad física y sosiego a nuestro espíritu, sintiéndonos muy cercanos a quienes no tengan esta posibilidad. Las agendas son testigos de la acumulación de tareas que no nos dejan espacio para la oración y la reflexión que nos lleve a encontrarnos con nosotros mismos. Jesús dice a sus discípulos: “Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco“(Mc 6, 31). Es un gesto lleno de delicadeza, de humanismo. “El descanso -dirá el papa san Juan Pablo II- significa dejar las ocupaciones cotidianas, despegarse de las normales fatigas del día, de la semana y del año”. Necesitamos reponer nuestras fuerzas físicas y revitalizar las espirituales para poder después trabajar por el Reino de Dios, por la familia, por los demás. Es bueno encontrarnos con la naturaleza en la montaña, en el mar, o en la arboleda.

Las vacaciones son un medio propicio para cuidar más el alma, dedicando tiempo a la oración, a la lectura de la Biblia, a la participación en la Misa diaria, al rezo del rosario en familia y a otras actividades que dan vigor a nuestro espíritu. Y son un excelente medio para convivir con los demás, sobre  todo, con la propia familia, dialogando y compartiendo gozos y alegrías, preocupaciones, penas y proyectos. “El tiempo libre se debe emplear rectamente para el descanso del espíritu y para cuidar la salud de la mente y del cuerpo, por medio de ocupaciones y estudios libres, por medio de viajes a otras regiones, que enriquecen el espíritu y que, además, enriquecen a los hombres con un conocimiento mutuo; por medio también de ejercicios y manifestaciones deportivas, que son una ayuda para conservar el equilibrio psíquico, incluso colectivamente, así como para establecer relaciones fraternas ente los hombres de toda condición, de todas las naciones o de razas diferentes” (Concilio Vaticano II, Gaudium et spes 61).

Ojalá que estas vacaciones sean un momento de armonía y de descanso corporal para seguir construyendo la ciudad de Dios en medio de la de los hombres.

+ Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

imprimir

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg this
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies