Los profesores de Religión en Extremadura denuncian la intención de la Junta de reducir sus horas de clase


La Asociación de Docentes de Religión de Centros Públicos de Extremadura ha denunciado esta semana la intención de la Consejería de Educación de reducir el horario de la materia de Religión católica en los centros educativos

Estos profesores manifiestan en un comunicado hecho público este martes, que desde la Consejería de educación “se lleva a cabo una importante reducción de la carga horaria de la asignatura tanto en la etapa de ESO como en Bachillerato: concretamente un 25%”, y afirman que “es cierto que tanto la LOE como LOMCE dan potestad a las Administraciones Autonómicas para fijar su carga horaria, pero las horas semanales de la asignatura deberían ser las ´necesarias para impartirla adecuadamente´ y una ´reducción, posible en principio, no es aceptable en la práctica´”, según el Fundamento de Derecho 5 de la Sentencia del Tribunal Supremo 458/2018; y Fundamento de Derecho 4 de la Sentencia del Tribunal Supremo 472/2018, dictadas recientemente.

Según los profesores “esa reducción podría parecer insignificante o asumible si no fuera porque  –de nuevo- no sólo se vuelve a maltratar a una asignatura como la de Religión católica, que es elegida por el 81% de los alumnos en Extremadura, sino porque ese 25% de reducción de la carga horaria es un 25% menos de sueldo para un profesor de una asignatura al que se le niega sistemáticamente un convenio colectivo, la posibilidad de defender sus derechos si no es por la vía judicial: estamos –nuevamente- ante la persecución ideológica de una asignatura, ante el acoso laboral de un colectivo, ante recortes encubiertos con el cumplimiento de sentencias judiciales”.

En el comunicado se afirma que “un profesor de Religión imparte –con suerte-, clase a todos los niveles educativos de un instituto. Es, con mucha diferencia, el docente que a más alumnos imparte docencia. Cada curso académico, sin embargo, se encuentra ante el mismo problema: el desconcierto y el desasosiego de no saber cuántas horas va a impartir a la semana –recordemos, por favor, que los maestros y profesores de esta materia cobran por horas, ¡sí, por horas!-, y por tanto, el desconcierto y el desasosiego de no saber cuánto dinero va a entrar en su casa a final de mes para sustentar a sus familias”.

En su comunicado, los profesores de religión de centros públicos manifiestan que tienen más que asumido “que se les evalúa anualmente, ya que cada año se someten a la posible elección o no de su materia por parte de padres y alumnos. Y es la única asignatura que, además de todo lo anterior, tiene instrucciones para su organización a comienzo de curso”.

Los profesores hacen público su desagrado por estar continuamente en el “candelero”, en medio de un problema que no han creado ellos, y señalan que las autoridades educativas están politizando el proceso de “enseñanza-aprendizaje del Sistema Educativo”. Finalmente recuerdan que la Junta está perdiendo los juicios en este terreno y que los costes de estos procesos “los pagamos todos los extremeños”.

Cuatro años, cuatro modificaciones

Extremadura ha sido muy dura en sus manifestaciones al asegurar que “estamos ante el secuestro de toda la comunidad educativa (padres, alumnos, profesores) que se ven maniatados por los vaivenes y afanes persecutorios de la Consejería de Educación y Empleo”.

En su nota hacen un recorrido normativo de los últimos cuatro años, un cambio detrás de otro que, aseguran, genera inseguridad en los claustros, alumnos y padres. “En 2015 -afirman- el gobierno autonómico del Partido Popular aprobaba un Decreto de Currículo para aplicar la LOMCE. En 2016 el gobierno de Fernández Vara y de su Consejera, Esther Gutiérrez, derogaban el Decreto de Monago y aprobaban el suyo.

En 2017 una Instrucción del Secretario General de Educación, Rafael Rodríguez de la Cruz, modificaba el Decreto para cumplir con las Sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. Y ahora, en 2018, otra modificación para cumplir con dos sentencias del Tribunal Supremo, y a sabiendas que la Instrucción del curso anterior puede ser prorrogada.”

(Archidiócesis de Mérida-Badajoz)

imprimir

bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies