La fundación Alter Christus premia la labor de los sacerdotes diocesanos


 El Regnum Christi ha celebrado la IV edición de los galardones Alter Christus para reconocer y poner en valor la entrega y contribución de los sacerdotes a las personas y a la sociedad.

Hemos sentido vibrar el corazón con el testimonio de vuestra vida. Me refiero a los galardonados, pero están también el resto de sacerdotes que sostienen al mundo. Somos, según las estadísticas, 400.000 ¡para 7 mil millones de personas!”. Así comenzó el P. Carlos Zancajo, L.C., director territorial del Regnum Christi y la legión de Cristo en España, la entrega de los galardones este lunes 4 de diciembre.

Le siguieron unas palabras de bienvenida del director de la fundación Alter Christus, el P. Ortega, y del Dr. Clemente López, Vicerrector de Investigación e innovación de la Universidad Francisco de Vitoria, donde tuvo lugar el acto.

Los galardonados han sido mossèn Bruno Bérchez, por su empeño provocar encuentros entre Cristo y los jóvenes de Barcelona, y a don Gonzalo Ruipérez, por su dedicación como a los fieles de la parroquia de san Juan de Dios, en la UVA de Vallecas, uno de los barrios de mayor índice de marginalidad de España, donde ahora se alquilan terrazas de las casas para vivir por 50€ al mes, a don Miguel Garrigós, por su entrega a las familias de Toledo, especialmente a las que tienen sufrimientos “más inconsolables”,  y a D. Nicolás González por su dedicación durante casi 50 años como capellán de las carmelitas del monasterio de la Encarnación de Ávila.

Mossèn Bruno Bérchez: “¿La Iglesia va mal? Mentira podrida”

Mossèn Bruno Bérchez, delegado de pastoral juvenil de Barcelona, recibió el galardón en la categoría de Nueva Evangelización. “Esto de los premios, a los curas nos tumba, porque no estamos acostumbrados”, dijo. “Y nos remueve bastante porque nos hace pensar: ‘Y lo bueno que ofrecemos, ¿de dónde nos viene?’. 

Mossèn Bruno compartió con los asistentes cómo se encontró con el Señor: “Me convertí con 20 años. Cristo me vino al encuentro cuando era un joven. Fue en una terraza fumando un cigarro. No hubo ningún plan pastoral por medio. El Señor hace lo que le da la gana, y eso siempre lo he tenido muy claro, igual que yo sé qué es ser joven lejos del Señor”, confesó. Ve lo que ocurre desde un realismo diferente y propositivo: “A mí me dicen ‘la Iglesia va mal’, y yo les digo ‘mentira podrida’… He visto tantos milagros en estos años. Tantas conversiones. Y doy gracias al Señor, porque él ha querido que las viera”, explicó con la sencillez y contundencia de un testigo.Hablando de la misión de una delegación apuntó que “nosotros acompañamos a acompañantes”, y que es “es un lugar de comunión: hay muchos jóvenes y muchos movimientos. La delegación es un lugar de encuentro donde los jóvenes se dan cuenta de que no están solos”. La delegación de Juventud de Barcelona ha introducido métodos de nueva evangelización como Cursos alpha para jóvenes, una luz en la noche o el café youcat, y ha promocionado otros como Lifeteen o NET.

Gonzalo Ruipérez: “Hay pobrezas que tocan el alma y hacen llorar mucho más que la falta de una manta”

Don Gonzalo Ruipérez recibió el Galardón Alter Christus de Pastoral Social. Es párroco de san Juan de Dios, una parroquia situada en la Unidad Vecinal de Absorción de Vallecas, la UVA, uno de los lugares de mayor nivel de marginación de España, y con una parte significativa de la población que ha estado o está actualmente en la cárcel. En este ambiente de periferia existencial está levantando una parroquia que además de servicio espiritual ayuda a salir de la calle y de la delincuencia a muchos jóvenes y familias del barrio. Recibió el Galardón Alter Christus de Pastoral Social.“Cuando uno habla de acción social habla de pobreza, de una parroquia que está más allá del templo, de ese barrio que nos espera, de ese mundo al que estamos llamado para ser levadura”. Pero destacó que aun siendo inmensa la pobreza que hay en su parroquia, donde incluso “se alquila la terraza sin cubrir de las casas por 50 euros al mes -a lo que hemos tenido que responder con muchas mantas, y todavía faltan-”, esta pobreza sigue siendo menor que la “del sufrimiento y lágrimas de muchachos y muchachas, de jóvenes y ancianos… que son pobrezas espirituales, miserias que tocan el alma, que hacen sufrir, y que hacen llorar mucho más que la falta de una manta”. Por eso, dijo, “os invito a vivir la pobreza evangélica, aquella que permite ver la pobreza en los demás, pues nos jugamos no solo el cielo, sino sobre todo la propia felicidad y la de muchos: nos toca llevar la propia cruz, y a algunos, además, un poco de la cruz de los demás”.

 

Miguel Garrigós: También hay familias en las “periferias existenciales”

El galardón de pastoral familiar fue para Miguel Garrigós, responsable de la delegación de Familia y Vida en la diócesis de Toledo, desde donde promueve iniciativas pioneras a como “Taller de Nazaret”, “Family Chef” el grupo de mujeres separadas “Santa Teresa” o el recién estrenado proyecto de formación para hombres “San José”. Miguel quiso señalar especialmente a las familias que se encuentran “en las periferias existenciales, atravesando situaciones difíciles como las mujeres separadas que forman el grupo santa Teresa, las familias Emaús, las familias en duelo que son atendidas en la Posada del Buen Samaritano. En sus palabras de agradecimiento, puso en valor la importancia de que sean las propias familias las que ayuden a otras familias en su camino: “Son las ellas, las familias, las que deben anunciar la belleza del plan de Dios a las demás familias. Una de las mayores bendiciones de mi ministerio sacerdotal ha sido y es trabajar codo con codo con estas familias ejemplares”.

El servicio silenCioso en un monasterio de carmelitas

El primero en recibir el galardón fue don Nicolás González, quien por problemas de edad y salud no pudo estar presente. Sí lo hizo su hermano Juan, quien agradeció de corazón el detalle y el honor de recogerlo. Con este galardón se ha querido reconocer en don Nicolás González, entre muchas otras responsabilidades a lo largo de su ministerio pastoral, los 47 años de servicio como capellán de las carmelitas en el monasterio de la Encarnación. Junto a esto, siempre se ha caracterizado por su constante servicio y apoyo a los sacerdotes de su diócesis, Ávila, así como a aquellos que acudían como peregrinos al monasterio teresiano.El P. Carlos Zancajo concluyó agradeciendo de nuevo el testimonio vivo de estos sacerdotes: “La fundación Alter Christus está vibrando con este cometido de apoyar a nuestros sacerdotes. Nos dais un gran testimonio de fidelidad y de trabajo silencioso, de mucho tiempo, de muchos años. Y ya decía san Juan Pablo II que la prueba de la fidelidad es el tiempo”, concluyó.

Oficina de Comunicación y Prensa del Regnum Christi en España

imprimir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg this
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies