Soñar despiertos y en traje de faena


Mons. Ciriaco Benavente           Los cristianos podemos desearnos hoy un “buen año nuevo”. Comenzamos, con el primer domingo de Adviento, un nuevo año litúrgico. El Adviento es tiempo de espera en el Señor que vino, que vendrá, que viene. Los textos litúrgicos nos ayudan a vivir este tiempo de gracia:

Isaías, un antiguo profeta, en un momento en que el pueblo, vuelto del destierro, se encuentra con enormes dificultades para reconstruir su nación, grita al Señor con una preciosa oración: “Ojalá rasgases el cielo y descendieses”.

Y el evangelista Marcos nos sacude con fuerza para hacernos despertar: «Estad atentos, vigilad, pues no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa, si al atardecer, o a media noche, o al canto del gallo, o al amanecer: no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos”.

La concepción de ‘la vida como un sueño’ es tan antigua que parece engastada en la experiencia misma de la humanidad. Está presente en el pensamiento hindú, en la moral budista, en la tradición judeo-cristiana y en la filosofía griega. Según Platón, el hombre vive como en un mundo de sueños y tinieblas, cautivo en una caverna de la que sólo la tendencia hacia el bien podrá liberarle. Y nuestro Calderón de la Barca compuso en el siglo XVII un drama admirable con el título de “La vida es sueño”, en que Segismundo, el protagonista, vive en una cárcel, sumido en la más completa oscuridad por el desconocimiento de sí mismo. Sólo cuando es capaz de saber quién es, consigue la luz y el triunfo.

Los sueños, aunque sean proyecciones deformadas de realidades reprimidas en el subconsciente, son irreales. Podemos soñar que estamos en el mejor de los mundos, que lo tenemos todo, y despertarnos con las manos vacías. Podemos soñar despiertos, pero sumidos en el autoengaño, y eso es alienación. O podemos “soñar despiertos” y en traje de faena, que es el vestido de los que esperan de manera activa en un mundo mejor. Recuerdo que, en un estudio hecho hace años en Chicago, los americanos pensaban que sus vehículos, los más potentes y veloces del mundo, les daban libertad, les permitían ahorrar tiempo. El estudio probaba que, entre lo que suponía la compra del vehículo, los carburantes, los talleres mecánicos, los seguros y los aparcamientos, casi la mitad de la renta del trabajo del americano medio estaba en función del mantenimiento del vehículo, que, a veces, para más “inri”, no lograba desplazarse, debido a los atascos, a más velocidad que los viejos coches de caballos

Cuando la realidad se confunde con la publicidad, o cuando vivimos en un sueño inducido por un contexto cultural que nos configura a merced de los intereses de la ideología de turno, podemos sentirnos tan bien que ni siquiera nos percatemos de que estamos muriendo espiritualmente.

Hay sustancias que inducen y ayudan a conciliar el sueño. Son los somníferos, tan bien conocidos por una generación como la nuestra, enferma de insomnio. Algunos somníferos crean hábito, dependencia. Alguien los comparaba al vampiro, que, según se creía, atacaba a las personas mientras dormían y, a la vez que les chupaba la sangre, les inyectaba una sustancia soporífera que les hacía experimentar de un modo más dulce el dormir.

Se nos ha hecho creer que, por ser libres, todo nos está permitido, que podemos incluso modelar la realidad a nuestro gusto y medida, sin tener que dar cuenta a nada ni a nadie, como dueños absolutos del bien y del mal; pero nuestra libertad es de creaturas, no de creadores, y ésta, si no responde a la verdad del hombre, puede volverse contra él, como cuando violentamos las leyes de la naturaleza, que, con no poca frecuencia, se vuelven contra el hombre.

El inmanentismo de nuestra cultura y el hecho de que la venida del “Dueño” se demore, podría dar lugar a que el “largo me lo fiáis” nos acostumbrara de tal manera a vivir en la inmediatez que acabáramos cegando los horizontes de esperanza y trascendencia que dan real sentido a la vida. La única salvación, entonces, vendría de alguien que nos sacudiera con fuerza, haciéndonos despertar del sueño.

Eso es lo que pretende el grito que tan reiteradamente resonará en la liturgia del Adviento: “¡Estad en vela!”. El velar, en el Evangelio, va unido siempre a la oración: “Velad y orad”. 

Seguramente Marcos, que fue colaborador de Pedro, recordaba, al hacer referencia al canto del gallo, lo que aquél le contó, y cómo, por no haber sabido velar, negó por tres veces a su Maestro en la noche de la pasión.

Hay que soñar despiertos en un mundo nuevo, en una nueva humanidad. Para ello, necesitamos acoger al que viene, al que trae la novedad de una salvación plena en cada Navidad. ¡Buen Adviento!

+  Ciriaco Benavente Mateos
Obispo de Albacete
imprimir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg this
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies