Mons. Dal Toso, nuevo presidente internacional de Obras Misionales Pontificias


El Papa Francisco ha nombrado a Mons. Giovanni Pietro Dal Toso como nuevo presidente de las Obras Misionales Pontificias (OMP). Asume el cargo que deja vacante Mons. Protase Rugambwa, quien a su vez ha sido nombrado Secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

Según informa la Agencia Fides, la noticia fue comunicada por el cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el pasado 9 de noviembre. El prefecto expresó sus felicitaciones y buenos deseos para la nueva labor que se les encomienda al servicio de la evangelización y la animación misionera. El cardenal Filoni, subrayó asimismo la gran experiencia en el mundo misionero que tienen ambos.

Monseñor Giovanni Pietro Dal Toso nació en Vicenza, Italia, el 6 de octubre de 1964. Fue ordenado sacerdote el 24 de junio de 1989. Ha ocupado diversos cargos en el Pontificio consejo “Cor Unum”. Asume el cargo de Presidente internacional de las  Obras Misionales Pontificias para impulsar la labor que tienen las OMP de todo el mundo de búsqueda de medios materiales y personales para apoyar a la Iglesia en los territorios de misión; y de concienciar y fomentar entre los católicos la necesaria colaboración con la Misión. Además monseñor Dal Toso ha sido nombrado Secretario adjunto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

Mons. Protase Rugambwa es originario de Bunena, Tanzania. Fue ordenado sacerdote el 2 de septiembre de 1990. En enero de 2008 Benedicto XVI lo nombró obispo de la diócesis de Kigom, Tanzania. En 2012 fue nombrado Secretario adjunto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y Presidente internacional de las Obras Misionales Pontificias; cargos que deja atrás para asumir el cargo Secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

Monseñor Protase Rugambwa, participó en la Asamblea Nacional de Directores Diocesanos de Obras Misionales Pontificias de España del año 2014 y en su conferencia “No hay misión sin misioneros. Actualidad de los territorios de misión”, hizo hincapié en la necesidad de seguir promoviendo las vocaciones misioneras, porque “sin enviados no hay misión”. La animación misionera, destacaba, tiene que tener como objetivo prioritario suscitar vocaciones misioneras entre el pueblo de Dios, porque “un dato es cierto: sin los que van, sin los misioneros y misioneras, no hay misión. Sin la misión, entendida en el sentido más estricto del término, se empaña y debilita la misma identidad de la Iglesia, y la misma creatividad e identidad del presbítero y de las personas consagradas”.

(OMP)

imprimir

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg this
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies